¿QUÉ NECESITAS?

Inicio > Categorias > Creación Empresas > Qué es una Sociedad Colectiva y cuándo interesa constituirla

Qué es una Sociedad Colectiva y cuándo interesa constituirla

La confianza es como el cristal, dicen; una vez que se rompe, ya nunca queda igual. Hasta nuestras leyes saben de la importancia que tiene poder confiar, y por eso existe un tipo de sociedad especial para estos casos en que los socios tienen casi fe ciega unos en otros: la sociedad colectiva.

Ahora la cuestión es: entre tantos tipos de sociedad que existen, ¿en qué casos tendríamos que quedarnos con la sociedad colectiva? 🙄

Has llegado al sitio adecuado, porque voy a contarte lo que tienes que saber sobre esta sociedad bastante desconocida, y si esta es la forma societaria apropiada para la empresa que quieres crear.

¡Comenzamos!

¿Qué es una sociedad colectiva?

Llamada también sociedad regular colectiva, la sociedad colectiva es un tipo de sociedad mercantil personalista en la que los socios, en nombre colectivo y bajo una razón social, adquieren el compromiso de participar, en la proporción que decidan, de los mismos derechos y obligaciones. Los socios responden de forma subsidiaria, personal y solidaria de las deudas sociales.

En una sociedad colectiva, los socios responden con su patrimonio personal por las deudas contraídas por la sociedad, de manera proporcional a lo que hayan establecido.

¿Cuáles son las características de la sociedad colectiva?

Las características de la sociedad colectiva son las que vamos a repasar a continuación:

  • Funciona bajo un nombre correspondiente a alguno de sus socios, o con el de todos ellos, sumándole la expresión «Sociedad Colectiva» o sus siglas S.C.
  • Aquella persona que sin ser socio permite que su nombre forme parte de la razón social, responde en ella como si fuera socio. Cada socio participa en las mismas condiciones.
  • Tiene un mínimo de dos socios, y no existe un límite máximo de número de socios.
  • Es autónoma a nivel patrimonial, y responde a las deudas con el patrimonio propio. No obstante, los socios tienen que responder de las deudas sociales de manera subsidiaria, ilimitada y solidaria (tienen responsabilidad ilimitada).
  • No se requiere la aportación de un capital mínimo, y dicho capital es la garantía frente a terceros. Se trata de una fuente propia de financiación, y la sociedad no tiene que devolverlo en principio.
  • Existe un tipo de socio capitalista que es quien aporta bienes o capital, y hay un socio industrial que aporta su trabajo y en general sus actividades.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de una sociedad colectiva?

En primer lugar vamos a ver cuáles son las ventajas de la sociedad colectiva:

  • Todos los socios participan de los beneficios de forma directa, lo que genera una motivación mayor en ellos.
  • Cada socio puede combinar sus bienes y su experiencia.
  • Se puede reunir un capital mayor.
  • Los socios tienen derecho a voto, salvo que se haya pactado lo contrario.

Y ahora, repasamos las desventajas de la sociedad colectiva:

  • La responsabilidad ilimitada que tienen los socios, aunque puede ser limitada si la registran así desde el principio.
  • Para que entre un nuevo socio, tiene que ser admitido por todos aquellos que participan de la sociedad.
  • La sociedad colectiva se disuelve con el fallecimiento de alguno de los socios.
  • Si se pretende financiar a través del aumento del capital social, suele ser complicado.
  • Es difícil echar de la sociedad a un socio.
  • Los actos de cada socio influyen y dependen de los del otro.

Fiscalidad de la sociedad colectiva

Al ser un tipo de sociedad, la Sociedad colectiva tributa por el Impuesto sobre Sociedades.

¿Cómo se gestiona y la sociedad colectiva?

Se establecerá en la escritura social quiénes serán los socios encargados de gestionar la sociedad. En caso de que en la escritura no ponga nada al respecto, todos los socios, salvo los industriales, serán gestores. Todos los gestores tendrán las mismas facultades, con independencia de su participación social.

Si solo un socio tiene encomendada la gestión de la sociedad, será también el único encargado de la administración de la sociedad. Ninguno de los demás socios podrá llevarle la contraria en sus decisiones administrativas, ni entorpecerlas u obstaculizar sus efectos.

Cuando por el contrario existan varios socios gestores, todos ellos podrán realizar actos de administración social sin necesitar que el resto dé su consentimiento.

Constitución de la sociedad colectiva

Para crear una sociedad colectiva es necesario seguir los siguientes pasos:

  • Inscribir en el Registro Mercantil la sociedad, con su razón social.
  • Solicitar el NIF de la sociedad en la Agencia Tributaria.
  • Hacer un contrato a través de escritura pública e inscribirlo en el Registro Mercantil.

Los datos que tienen que aparecer en la escritura pública del contrato son los siguientes:

  • Razón social de la sociedad.
  • Nombre, apellido y domicilio de todos los socios.
  • Nombre, apellido y domicilio de los socios a los que se encomiende la gestión de la sociedad colectiva y el uso de la firma.
  • Capital social aportado, sea en dinero, crédito o bienes, manifestando su valor.
  • Cuánto durará la sociedad.
  • Cantidades asignadas a cada socio para gastos particulares.
  • Pactos especiales entre los socios, siempre y cuando sean legales.

Ejemplos de sociedades colectivas

Es frecuente que profesionales como médicos, abogados o arquitectos, entre otros, se asocien bajo la forma jurídica de la sociedad colectiva. Todos ellos tienen en común que la confianza es determinante a la hora de conseguir clientes nuevos.

¿En qué casos interesa crear una sociedad colectiva?

Es recomendable crear una sociedad de tipo colectivo si el capital inicial no es alto, los socios son pocos y todos ellos tienen una gran confianza entre sí. Hay que tener en cuenta que para este tipo de sociedad, el trabajo de todos y cada uno de los fundadores resulta de vital importancia.

Y hasta aquí hemos llegado. Ahora que ya sabes cuándo conviene crear una sociedad colectiva y cuándo no, piénsalo bien. ¿Confías tanto en tus socios como para aliarte con ellos, societariamente hablando?

Si vuestra confianza es tal que podríais inspirar para una canción de Manuel Carrasco, ¡adelante! Pero los trámites para crear una sociedad no son tan bonitos, ya lo supondrás. Por suerte, en AYUDA T PYMES sabemos todo lo que hay que hacer, y diré más, ¡estamos deseando que cuentes con nosotros! 😊

Hazme caso y tú dedícate a lo tuyo, que aun dejándonos esta faena a nosotros, a ti no te va a faltar plancha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SUSCRIPCIÓN

SUSCRÍBETE!

No deberías perderte nada de lo que cuente por aquí.