Montar negocio entre dos socios

27 diciembre 2021 > Creación Empresas

Cómo Montar un Negocio entre dos socios

Las sociedades son como los matrimonios y las estadísticas dicen que más de la mitad de las parejas no sobreviven 👨‍🏫

¿Funciona igual a la hora de montar un negocio entre dos socios? ¿Por qué se montan negocios entre dos socios?.

Crear una sociedad parece una buena forma de iniciar una empresa, pero ¿es siempre la mejor?

¿Es mejor ser todos para uno que uno para todos o estaban equivocados los Tres Mosqueteros?

Las respuestas que encontrarás aquí te ayudarán a no equivocarte si alguna vez decides montar un negocio entre dos socios.

Coge papel y boli que arrancamos 🏃‍♂️

Por qué montar un negocio entre dos socios

Fundamentalmente, la gente emprende con socios por miedo.

Creen que su socio le complementa, y en algunos casos será así durante los primeros años.

Pero después pueden surgir conflictos a la hora de compartir los beneficios con otra persona durante el resto de la vida.

Es verdad que cuando emprendes con un socio se aportan más ideas y puntos de vista que estando solo.

Además de disponer de una red de contactos más amplia que si estás solo.

Además, un socio puede ser un apoyo económico importante para poder afrontar la inversión necesaria para arrancar el negocio.

Pero la cuestión es valorar qué socio es mejor para ti:

  • Un conocido/amigo/familiar con quien tendrás que consensuar todas las decisiones empresariales que tomes
  • Un banco a quien tendrás que devolver la financiación prestada para tu negocio, pero que no va a discutir tus decisiones.

Cómo crear una empresa con dos socios

Si ya has encontrado a un socio, habéis decidido vuestra forma jurídica y queréis empezar con vuestro negocio, tenéis que empezar a definir las condiciones bajo las que vais a actuar.

👨‍🏫 En primer lugar, y para evitar posibles malentendidos, tenéis que redactar muy bien los estatutos para definir el punto de partida así como las funciones de cada uno de los socios.

En definitiva, tenéis que dejar claro todo aquello que en un futuro pueda generar confusiones.

Por ejemplo, que uno de los dos tenga un voto de oro en caso de falta de consenso o empate. Este tipo de cosas deben decidirse antes de iniciar la empresa porque luego será tarde.

Formas jurídicas para crear un negocio con dos socios

Al emprender un negocio, tienes que definir qué tipo de forma jurídica le vas a dar a la sociedad que vas a constituir.

Hay varias opciones:

Comunidad de bienes

En el caso que seáis mínimo dos socios, podéis crear una comunidad de bienes.

No es necesario acudir al notario , debéis redactar unos estatutos y sacar un CIF específico en Hacienda.

En la Comunidad, los socios deben responder con su patrimonio frente a las deudas que puedan surgir.

La principal ventaja de la comunidad de bienes es que los trámites burocráticos que se requieren para su constitución son muy sencillos.

Sociedad Limitada

Otra opción a contemplar es la posibilidad de crear una SL.

A diferencia que la comunidad de bienes, los socios de una S.L. tienen responsabilidad limitada al capital que han aportado a la empresa

Sociedad Anónima

En esta opción, el capital social se integra por las aportaciones económicas de ambos socios y esta divido en acciones.

El capital mínimo es de 60.000 pavos que debe estar íntegramente suscrito por ambos socios y desembolsado al menos en un 25 por ciento (15.000 euros)

La ventaja es que los socios no responden personalmente de las deudas sociales.

El número mínimo de socios en una S.A. es de uno, pero no hay máximo.

Sociedad Civil

Es posible que dos o más autónomos puedan aliarse para poner en marcha un negocio y seguir siendo trabajadores por cuenta propia sin renunciar a las bonificaciones de la Seguridad Social como la tarifa plana.

La Sociedad Civil es una fórmula desconocida para muchos emprendedores, que permite trabajar en coalición con otros autónomos sin muchas complicaciones y que cuenta con una serie de ventajas y algunas desventajas como luego veremos.

Es una forma ágil, sencilla y barata de aportar capital común para realizar actividades mercantiles. Salvo excepciones, no requiere proceso de constitución y además, no es necesario un capital inicial.

La sociedad civil se utiliza principalmente para poner en marcha actividades que no tienen gran envergadura o para aquellos que quieran llevar una actividad en conjunto como, por ejemplo, montar un bar o una tienda entre varios.

Todos deben estar dados de alta en el RETA 👈

El mínimo es de dos socios que dependiendo de lo que aporten a la sociedad, serán:

  • Socio capitalista o inversor: gestiona la sociedad, aporta capital y trabajo, y participa en las ganancias y pérdidas del negocio.
  • Socio industrial o trabajador: aporta el trabajo personal, no se encarga de la gestión y participa en las ganancias de la sociedad, pero no en las pérdidas salvo que se acuerde así.

A efectos fiscales, los socios autónomos son personas jurídicas, siempre y cuando la S.C. tenga un objeto mercantil.

Los socios de una sociedad civil tributan por el Impuesto de Sociedades, mucho menos gravoso que el IRPF, pero a cambio, tienen obligación de llevar la contabilidad propia de una sociedad.

Ventajas y desventajas de la sociedad civil

La sociedad civil cuenta con una serie de ventajas y beneficios que el emprendedor deberá valorar, a la hora de decidir su forma jurídica.

Ventajas:

  • Los socios pueden acceder a las mismas bonificaciones sociales que el resto de los trabajadores por cuenta propia, como la tarifa plana.
  • No es necesario capital inicial 🎯
  • Permite ejercer una actividad acompañado de otros autónomos.

Desventajas

  • Los socios tienen responsabilidad ilimitada lo mismo que un autónomo persona física por lo que, si algo va mal, tendrán que hacer frente a todas las deudas que se generen.
  • Tienen que llevar contabilidad como una sociedad.

Tipos de socios para un negocio

En cualquier empresa (no solo en una S.C.), puede haber dos tipos de socios.

Socios inversores

El que habitualmente llamamos inversor. Se trata de la persona que fundamentalmente ofrece un apoyo económico a la sociedad. 

Es decir, deposita dinero en la empresa y participa tanto en los beneficios como en las pérdidas, sin contribuir al trabajo.

A veces, el socio inversor también puede tomar decisiones en la empresa, si así se ha acordado previamente.

Socios trabajadores

Se trata del socio que se encarga de aportar conocimiento y habilidades para que la empresa funcione.

Se encarga de tomar decisiones y tiene responsabilidad dentro de la empresa.

En este caso, el socio trabajador tendrá que darse de alta en la Seguridad Social, ya sea un alta como trabajador autónomo en el RETA o un alta como trabajador asalariado.

Errores que debes evitar si creas un negocio entre dos socios

El que avisa es avisador. Cuando montas un negocio con dos socios o más, los siete errores que se cometen más frecuentemente son ❎

1.- Compartir capital en lugar de ganancias.

Cuando compartes tu propio capital ya sea en forma de dinero, recursos, información o propiedad intelectual estás dando parte de tu empresa.

Seguro que piensas que tu socio es una persona íntegra y no se sentirá tentada a huir con ese capital.

Pero debes tener mucho cuidado porque a menudo las personas nos dan sorpresas.

Para evitarlo, firma un acuerdo en el que se especifique que el socio compartirá los gastos. Así será más difícil que se vaya de rositas si las cosas salen mal.

2.- Asociarte con alguien solo porque no tienes presupuesto para contratar personal.

Si lo haces, será una amenaza constante para la sociedad desde el principio.

La escena casi siempre es la misma: uno tiene una idea de negocios y el otro tiene habilidad empresarial, pero aquel no tiene dinero para contratar a este como empleado, por lo que deciden compartir responsabilidades, gastos y ganancias.

Si este es tu caso, es mejor hacerle un contrato sea como sea, incluso ofreciéndole incentivos económicos según el negocio vaya alcanzando unos hitos o algo parecido.

3.- No tener un contrato por escrito y firmado.

Cualquier obligación debe definirse con claridad y ponerse por escrito, siendo aceptado por ambas partes.

Existe una maldición que dice “pleitos tengas y los ganes”.

Todas las normas de funcionamiento del negocio deben quedar escritas “negro sobre blanco” antes de comenzar la actividad porque después será demasiado tarde.

Es recomendable hacerlo con la ayuda de una asesoría profesional con experiencia en creación de empresas elegida por todos los socios como es el caso de AYUDA T PYMES, líder en España en servicios especializados para autónomos y pymes.

En AYUDA T PYMES ponemos a tu servicio el buen hacer de nuestros especialistas en creación de empresas.

Solo clica en el botón abajo y deja tus datos para que te contactemos a la mayor brevedad.

4.- Omitir crear una sociedad limitada

Una de las principales fuentes de problemas entre socios es la suposición de obligaciones entre ambos 👨‍🏫

El cortafuegos para estos problemas es crear una sociedad limitada, de forma que un socio no sea responsable de las acciones y obligaciones del otro.

En este paso, el servicio jurídico especializado en creación de empresas de AYUDA T PYMES es oro puro.

5.- No tener una estrategia de salida

Entre personas es recomendable firmar unas capitulaciones matrimoniales antes de casarse si cada uno desea proteger su patrimonio.

Lo mismo debes hacer en la sociedad si montas el negocio.

En el acuerdo define los términos de salida que permitan que tú o tu socio abandonéis la empresa, así como opciones de adquisición preferente para la otra parte de comprar el resto del negocio (derecho de tanteo) de manera que te beneficie a ti en esa situación.

6.- Esperar que la amistad sobreviva al rompimiento de la sociedad

Esto es como si fuese un matrimonio. Pocas ex parejas siguen siendo verdaderos amigos después de separarse.

Así que no te asocies con un amigo esperando que lo siga siendo si dejáis de ser socios 👩‍🏫

Suena muy bien hacer negocios con tus amigos, pero en los negocios estos van primero y después los amigos.

7. -Tener una sociedad a medias

Todo negocio, incluso las sociedades, necesita un jefe.

Si apuestas por tener un socio en tu negocio no lo hagas nunca al 50 por ciento.

Divide el negocio en 60/40 o similar, pero alguien tiene que llevar la voz cantante para poder tomar decisiones. El empate está bien para el deporte pero no para los negocios.

Bueno pues hasta aquí hemos llegado.

Ya sabes qué debes y qué no debes hacer si decides montar un negocio entre dos socios.

A ello y cuenta con todos nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.