Contratar primer empleado

¿Cuándo es el momento de contratar a tu primer empleado?

Este es un artículo invitado de Jenny del Castillo, periodista y redactora en Gananci.com, publicación online especializada en negocios y emprendedores que quieren ser sus propios jefes.

¿Eres autónomo y en tu negocio «tú te lo guisas y tú te lo comes»? ¿Cumples a la vez las funciones de jefe, empleado, y secretario para recoger llamadas?

En algún punto, todo emprendedor debe enfrentarse a una decisión que puede ser un gran reto: ¿es ahora el momento de contratar a mi primer empleado?

Una nueva contratación te puede parecer una amenaza. Durante un largo tiempo fuiste tú, y sólo tú, quien incubó la idea para tu negocio, le diste forma, y lo has administrado para llegar a donde está hoy.

Y ahora alguien nuevo puede llegar y desestabilizar todo eso. ¿Y si ese empleado no funciona? ¿Qué pasa si él o ella es un incompetente, o si lo deja antes de la primera semana?

¿Cuál es la situación ideal para contratar?

La decisión puede ser difícil. Por una parte, si es demasiado pronto, quizás tengas que hacer demasiados recortes para pagar un nuevo sueldo, o la nueva persona contratada no tenga nada que hacer porque tu negocio aún está en una etapa prematura y los clientes no sean todavía suficientes.

Por otra parte, si añades un nuevo miembro muy tarde, quizás en este punto ya estés demasiado saturado de trabajo y hayas perdido alguna oportunidad de entrar en otros proyectos porque no tenías tiempo ni para comer un bocadillo.

Encontrar el momento adecuado para contratar puede suponer la diferencia entre una empresa fracasada y un negocio exitoso.

Entonces ¿cuál es el momento ideal para hacerlo? Como muchas otras cosas en la vida, para esto no hay una respuesta concreta; sin embargo, a continuación te voy a dar algunos consejos que te serán muy útiles para ayudarte con esta decisión.


Contratar empleados

Contrata si las tareas por hacer te generarán ingresos

Hay una frase que dice que los dos principales propósitos de un empleado deben ser:

1) Generar ingresos para la empresa

2) Ahorrarle dinero a la empresa

Si tienes un grado razonable de confianza de que tu nuevo trabajador conseguirá hacer, al menos, una de esas dos cosas, ve a por ello.

En la etapa inicial de un negocio, generar beneficios es más importante que ahorrar dinero. Además, si tu negocio es como la mayoría de las pymes, sabrás que al principio no hay mucho en lo que ahorrar.

En los primeros pasos, lo más importante es crear un producto o servicio, promocionarlo, y construir tu cartera de clientes porque al fin y al cabo, estos consumidores son los que te van a dar de comer.

Más adelante es cuando puedes empezar a preocuparte de otras cuestiones como qué servicios externalizar o en qué actividades puedes ahorrar dinero.

Así que aquí sabrás cuándo es el momento de contratar a alguien si puedes identificar un número de procesos que deben hacerse, pero que a su vez aumentarán tus beneficios.

Algunas de estas ocasiones pueden ser por ejemplo:

  • Un aumento de tus compradores y la necesidad de establecer un servicio de atención al cliente.
  • Iniciar una campaña de promoción especial (Navidad, Black Friday, San Valentín) o querer impulsar el crecimiento de clientes con estrategias como publicidad en redes sociales, growth hacking, etc.
  • Expandir tu negocio tradicional al mundo online, creando una página web para ello, y para la que necesitarás un diseñador web que elabore y mantenga tu página actualizada.

Contrata si hay actividades que requieran unas habilidades o conocimientos especiales

Antes de contratar un empleado, debes saber qué tipo de trabajador estás buscando. Hay un millón de habilidades que puedes buscar en una persona.

No es suficiente que pienses «necesito algo de ayuda» o «necesito a un diseñador». Tienes que ser concreto y pensar en los detalles.

Es bueno que tu primer empleado realice tareas para las que tú no tienes suficientes conocimientos o habilidades.


Primer empleado

Imagina que quieres expandir tu negocio físico al mundo online: lo ideal sería que tu primer empleado fuese un diseñador web con experiencia en administrar un hosting y nombre de dominio, y que sepa usar de forma avanzada WordPress y Woocommerce.

Eso es algo específico y un terreno en el que te vendría muy bien esa ayuda si tú no tienes ningún conocimiento sobre crear páginas web, administrarlas, o sólo cuentas con las habilidades más básicas para hacerlo.

Cuándo NO deberías contratar a nadie

Hay 3 situaciones importantes en las que pase lo que pase, no deberías contratar a tu primer empleado:                 

  1. No sabes qué funciones cumplirá tu nuevo compañero de equipo: si te acabas de dar cuenta de que necesitas ayuda, pero no sabes exactamente de qué tipo o qué podría hacer otra persona por ti, es mejor que olvides esta idea. Si te decides a contratar en este momento, la otra persona sólo se sentirá confundida y no será efectiva porque no tendrá ni idea de qué esperas de ella.
  2. Estás desesperado o desesperada: tienes más trabajo de lo que cualquier persona humana puede aguantar, estás desesperado y estresado por todas las cosas que debes hacer en los próximos días. Y decides contratar a alguien. Gran error. Una decisión tomada con prisas raramente tiene un buen final.
  3. Eliges a la primera persona que se te presenta: si tienes suerte, el primer aspirante que se te presente será alguien que pueda llevar tu negocio al siguiente nivel. Pero seamos sinceros, eso no ocurre casi nunca. Así que entrevista a todos los candidatos posibles, y no te quedes con el primero que se te presente.

Contrata, pero con cabeza y en el momento adecuado

Contratar a tu primer empleado puede ser una experiencia maravillosa y muy positiva; al fin y al cabo, si tu negocio o compañía necesitan un miembro más en el equipo significará que las cosas van bien y te estás expandiendo.

Pero debes saber hacerlo con cabeza y en el momento adecuado.

No te dejes llevar por el pánico cuando empieces a recibir demasiados clientes que no puedes atender, o cuando en la campaña de Navidad te veas saturado por el gran volumen de trabajo que se te viene encima.

Planifica siempre cualquier evento de este tipo con antelación, y elige a un candidato que se adapte realmente a tus necesidades y aporte valor real a tu empresa.

¿Sabes ya si necesitas contratar a tu primer empleado? Espero haberte servido de ayuda y que tanto si lo tienes claro como si no, no dudes en hablarlo conmigo y juntos podemos ver qué hacemos con tu caso.

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.