Ser administrador de sociedad anónima y no socio

4 octubre 2021 > Empresas

¿Se puede ser administrador de una SL y no ser socio?

¡Señora, ha tenido usted un administrador!, escucho decir con frecuencia en los paritorios de los hospitales, pero administrador societario, ¿se hace o se nace? Esa es la pregunta del millón.

Hay distintas formas de administrar una Sociedad Limitada, pero ¿se puede ser administrador de una SL y no ser socio?, ¿y quién puede ser administrador?, ¿a qué se compromete un administrador?, ¿qué requisitos hay que cumplir?

Si te quedas aquí hasta el final, tendrás respuesta a todas estas preguntas, conocerás las obligaciones de un administrador y sabrás qué contestar si alguna vez te ofrecen esta responsabilidad sin ser socio de la empresa.

🚗 Agárrate fuerte que arrancamos y nos vamos por el camino del administrador.

Qué es ser administrador de una empresa

El Administrador de una empresa es quien gestiona y ejecuta las decisiones del día a día de la compañía, representándola en su actividad y ante terceros.

La responsabilidad de los socios de una SL está limitada únicamente a las aportaciones de capital y a sus participaciones.

Sin embargo, el administrador no responderá nunca por los actos o deudas de la sociedad, siempre y cuando actúe de forma diligente sin sobrepasar los límites y obligaciones específicas de su cargo de conformidad a la ley, los estatutos sociales o posibles acuerdos de socios.

Quién puede ser administrador en una SL

En principio, cualquiera puede ser administrador de una SL, no se exige ningún requisito explícito: persona física o jurídicas, sea socio o no. Por tanto, se puede ser administrador sin necesitar hacerse socio de la empresa.

La forma puede ser:

  • Un administrador único.
  • Un consejo de administración formado por un mínimo de tres miembros y un máximo de doce.
  • Varios administradores mancomunados.
  • Varios administradores solidarios.

Por contra, la ley sí determina quién no puede ser administrador:

  • Miembros del Gobierno, funcionarios del Ministerio Fiscal o quienes, por razones de su cargo y disposiciones especiales, no puedan ejercer el comercio.
  • Las personas que están inhabilitadas para el ejercicio de cargo público o tengan condenas por grave incumplimiento (por ejemplo, los condenados por delitos fiscales o económicos).
  • Funcionarios que tengan incompatibilidad para el ejercicio de sus funciones.
  • Los menores de edad o personas que, por sentencia judicial, sean declaradas como pródigos o incapacitados.

Diferencias entre socio y administrador de una empresa

Mientras el socio es el propietario de la empresa, el administrador dirige y representa a la sociedad. En ocasiones, una misma persona puede ocupar ambas posiciones haciendo creer que son lo mismo, pero en verdad son dos funciones con responsabilidades totalmente diferenciadas.

Aquí ya tienes tu primera pista sobre ser administrador de una SL y no ser socio.

Requisitos para ser administrador de una SL y no ser socio

👩‍🏫 No existe ningún requisito personal: puede ser una persona física, jurídica, ser socio o no.

El único requisito formal es que la Junta General de Socios nombre el administrador o administradores con el voto a favor de la mayoría legal que determinen los estatutos y así lo haga constar en el orden del día de la convocatoria de la junta.

Una vez nombrado, deberá inscribirse en el Registro Mercantil dentro de un plazo de 10 días tras la fecha de la aceptación.

A menos que los estatutos sociales determinen lo contrario, el cargo del administrador no tendrá remuneración. Caso contrario, la cuantía de su retribución deberá fijarse basándose en una referencias concretas.

Responsabilidades del administrador de una empresa

Las funciones de los Administradores suelen regularse en los estatutos sociales o a través de pactos de socios en los que se delimitan sus funciones y la forma de ejercer su cargo, así como sus deberes y responsabilidades.

Deberes de un buen administrador

  • Deber de diligencia: cumpliendo con los deberes y obligaciones establecidos en la ley y los estatutos, así como el adecuado control de la sociedad. Por ejemplo, convocar la Junta General cuando corresponda, controlar la contabilidad de la sociedad o cumplir con el procedimiento fijado en los estatutos para la toma de decisiones.
  • Deber de lealtad: a los intereses de la sociedad no entrando en competencia con la sociedad, no utilizar el nombre de la empresa para realizar negocios por cuenta propia o buscar el beneficio propio aprovechando su condición de administrador.
  • Conflicto de intereses: el administrador tiene la obligación de informar a los socios de cualquier situación de conflicto que pueda tener en relación con los intereses de la sociedad.
  • Deber de guardar secreto: de toda información confidencial de la empresa, aún después de cesar en sus funciones. Por tanto, no debe comunicar a terceros ningún dato o información que pueda perjudicar los intereses de la empresa.

👨‍⚖️ El Administrador que incumpla estos deberes de su cargo responderá personalmente con todo su patrimonio frente a los socios por el daño causado.

Responsabilidades frente a terceros de un administrador

La responsabilidad de un Administrador frente a terceros o acreedores de la empresa nace como consecuencia de su negligencia en la gestión de las obligaciones societarias.

Lo vemos más claro con un ejemplo 👈

Una empresa se encuentre en causa de disolución porque las pérdidas acumuladas han reducido su patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad de su capital social.

En este caso, el Administrador tiene un plazo de 2 meses para convocar Junta General y adoptar los acuerdos que estimen convenientes: aprobar la disolución, acordar un aumento o reducción de capital o, incluso la solicitud de concurso de la sociedad.

Si el Administrador de la empresa no cumple con esta obligación, responderá solidariamente de las deudas frente a cualquier acreedor que adquiera la compañía de forma posterior a la causa de disolución.

Alta de socios y administrador en la seguridad social

Cuando comienzas una actividad mercantil, una de las primeras dudas que nos surge es decidir el régimen de seguridad social en el que han de incluirse los socios y el administrador de la sociedad.

Las opciones son tres:

  1. Régimen General
  2. Régimen General Asimilado (sin desempleo ni Fogasa)
  3. Régimen Especial de los trabajadores por cuenta propia o autónomos (RETA)

Asimismo, la inclusión en un régimen u otro depende de tres variables:

  1. Porcentaje de participación en el capital social
  2. Realización o no de funciones de dirección o gerencia y
  3. Si es administrador o solo socio trabajador

Si tienes dudas y prefieres que te asesoren nuestros especialistas de AYUDA T PYMES sobre qué régimen es mejor para ti, no dudes en clicar en el botón abajo y se pondrán en contacto contigo rápidamente ✅

De forma que:

  • En el régimen general se incluyen tanto los socios trabajadores como los administradores con una participación en el capital social inferior al 33%, siempre y cuando no realicen funciones de dirección o gerencia.
  • En el régimen general asimilado se incluirán los socios administradores que efectivamente realicen funciones de dirección y gerencia, y su participación en la Sociedad sea inferior al 25% del capital.
  • En el régimen especial de los trabajadores autónomos (RETA) se darán de alta el resto de socios trabajadores o administradores que no se encuentren en los dos epígrafes anteriores, así como los socios trabajadores cuya participación directa o indirecta (sumando las participaciones de familiares hasta el segundo grado de parentesco) sea superior al 50% del capital de la sociedad.

👩‍🏫 Los administradores de una Sociedad Limitada solo tienen obligación de ser autónomos si cumplen funciones de gerencia, están remunerados de forma directa y tienen un 25% de las participaciones societarias.

Disolución de la SL por fallecimiento del administrador

Cuando en la sociedad se produce la muerte, cese o dimisión del administrador único, los socios están habilitados para solicitar ante el Juzgado o Registro Mercantil, la convocatoria de una Junta General para elegir un nuevo administrador y evitar así la disolución. Veamos las distintas posibilidades:

  • Cese o dimisión del administrador: es indispensable que los socios hayan requerido al administrador saliente a que convoque la Junta General para nombrar nuevo administrador y que este se haya negado o no obedezca el requerimiento en el plazo previsto.
  • Fallecimiento del administrador único: los socios pueden solicitar directamente la convocatoria prevista en la ley.

Si se celebra la Junta General, pero no se aprueba el nuevo nombramiento por parte de los socios, la sociedad entraría en causa legal definitiva de disolución por paralización de sus órganos de gobierno.

Bueno, pues hasta aquí nos ha traído el camino. Ya sabes que puedes ser administrador de una SL y no ser socio si alguna vez te lo proponen. Y también muchas cosas más ¡Que la fuerza te acompañe! 💪

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.