Errores del entrevistador en una entrevista de trabajo

11 enero 2022 > Recursos Humanos

Los 10 Errores del Entrevistador Laboral que pagarás los meses siguientes

Cuando se da alguna de las siguientes situaciones en tu negocio, no descartes que se deban a errores del entrevistador.

  • ¿La candidata que decía saber alemán solo sabe escribirlo y con ayuda de un traductor online?
  • ¿El candidato se va a los 3 meses por una oferta mejor?
  • ¿Una candidata con talento no funciona porque es incapaz de trabajar en equipo?
  • ¿El mejor candidato se retira del proceso sin dar explicaciones?

Nadie te va a multar por hacer una entrevista de trabajo deficiente, pero puede que pierdas más dinero que con una sanción de hacienda. ¡Prometido!

👨‍🏫 Es labor del entrevistador detectar estos posibles supuestos antes de tomar una decisión sobre los candidatos. Hay mucho más que valorar aparte del currículum, y además no debemos olvidar que el candidato también nos está valorando a nosotros. Los mejores, más aún.

de los errores del entrevistador mas importantes.

La experta en selección de personal, Irene Ramos, te va a ayudar con muchos consejos para evitar los errores del entrevistador mas importantes. Te servirá para no tropezar con las piedras de un camino obligado para el crecimiento de tu empresa. No lo desaproveches. ¡Empezamos!

Valorar las dificultades de programar una entrevista con quienes ya tienen un empleo.

La mayoría de candidatos potenciales probablemente están trabajando pero suelen ser personas inquietas con ganas de cambiar de empleo.

Cuando un candidato no pueda asistir el día de la entrevista por motivos de trabajo actual debes tenerlo en cuenta y acordar otro día y otra hora. En caso contrario puede ocurrir que terminemos valorando a otros candidatos que están en situación de desempleo pero no tienen el potencial o la experiencia del candidato que no ha podido acudir a la entrevista por motivos laborales.

Recomendamos ser flexibles con este tipo de candidatos y valorar su interés en nuestra empresa a pesar de estar trabajando.

Hacer pruebas de idiomas con plataformas telemáticas si el uso de este idioma será muy habitual en el empleo.

No tiene sentido hacer pruebas de test online para un puesto que requiere nivel alto  o bilingüe de X idioma ya que es muy fácil de hacer trampas, y además no valora la fluidez conversacional.

Lo ideal es hacer una entrevista en el idioma deseado con el candidato, si como entrevistador no dominas el idioma requerido por el puesto, lo  ideal es contratar a empresas especializadas en pruebas de idiomas para que certifiquen el nivel del candidato.

¿Dónde está el error del entrevistador si se trata de un experto en recursos humanos?

Es responsabilidad del experto en RRHH detectar este riesgo y comunicárselo al interesado en la contratación. También, avisar de las deficiencias de los test telemáticos. Sale más a cuenta contratar a un nativo por un solo día para evaluar el nivel de varios candidatos que apostar a que “Luis” parece conocer el chino después de escucharle sin entender nada.

El mito del culo de mal asiento

Es cierto que hace 30 años era anormal o estaba mal visto pasar por muchas empresas.

En aquel entonces empezabas a trabajar desde muy joven en la misma empresa en la cual te terminas jubilando, hoy día depende de muchos factores.

Actualmente es normal ver, en los currículos de los candidatos, unas 3 a 6 empresas distintas de media en las que han estado trabajando. Algo que consideramos normal, ya que depende del puesto a cubrir, de las necesidades de la empresa, de si se trata de una persona inquieta que le gusta cambiar de lugar de residencia, o por mil motivos personales o profesionales. 

Cuando te encuentres delante de este tipo de perfiles puedes aprovechar en la entrevista y preguntar por sus motivos de cambio de empresas. Y si tienes dudas, pide referencias (una costumbre poco extendida aún).

Impuntualidad del entrevistador

Como entrevistador debes dar ejemplo siempre de lo correcto, así que si llegas tarde a la entrevista y el candidato está esperando lo normal es que piense que no se trata de una empresa seria o quizás no se sienta valorado en ese momento por nuestro desinterés llegando tarde.

No obstante todos podemos tener un contratiempo, pero no debe ser lo habitual.

Es cuestión de ganar o perder puntos. Si una reunión para cerrar un trato comercial se enrarece por cuestiones de impuntualidad, ¿por qué ha de ser diferente en la selección de personal?

Te aconsejamos si te ves en una situación así pidas disculpas al candidato y justifiques tu tardanza en la mayor medida ya que esta explicación hará que el aspirante sienta empatía y cambie la percepción o la mala imagen que ha proyectado mientras nos esperaba.

No escoger un sitio adecuado para la entrevista  

El sitio para realizar la entrevista es muy importante por varios motivos. En primer lugar, debes tener en cuenta:

  • Sus circunstancias.
  • Saber dónde vive.
  • Si podemos hacerla online o si es posible presencial.

Otro punto importante es actualmente con el tema COVID hay que poner bastante atención a cómo y dónde organizamos las entrevistas, ya que si tenemos que hacer entrevistas grupales será mejor hacerlas al aire libre disponer de una zona amplia y los grupos deben ser reducidos acordes a los metros del lugar.

Si la entrevista se realiza en una habitación con paredes transparentes o más personas presentes (aunque sea con otras tareas), es crucial que el candidato tenga en su campo de visión solo al entrevistador.

Parece una tontería, pero un entrevistador debe controlar la información de la empresa que recibirá el candidato, y si este puede ver acciones laborales de otros, es muy fácil que perciba incongruencias entre lo detallado en la entrevista y una realidad muy parcial del ambiente laboral en base a pocos minutos de análisis. Por ejemplo: ver a un empleado con prisas, alterado, discutiendo…

No hacer una presentación acorde con la cultura de la empresa

Este punto puede ser de los errores del entrevistador más graves, ya que puede crear unas expectativas falsas en el candidato.

Por ejemplo. Vendemos que somos una empresa con una cultura tipo familiar donde se fomenta el trabajo en equipo y la flexibilidad horaria. Luego, cuando se incorpora, no deja de ver que le toca trabajar siempre de forma autónoma, aislado del resto del equipo. La frustración comienza, y bien pronto.

Si, además, se trata de una empresa con una alta jerarquía donde el trabajo en equipo y la sensación de empresa familiar no tienen cabida podría dar lugar a un abandono del puesto en el primer año.

Esto no quiere decir que una empresa con una cultura distinta a la familiar sea mejor, lo que importa es ser siempre sinceros ya que cada candidato tiene un ideal de cultura de empresa por tanto, es importante hacer match en esta parte.

El tabú salarial

Como en el punto anterior, si no dejamos atados antes de la firma del contrato las condiciones salariales del candidato, a final de mes nos podemos llevar una sorpresa todas las partes.

Hay candidatos que por miedo o vergüenza no son capaces de preguntar a cambio de qué salario será retribuido si trabajo y a fin de cuentas en eso consiste la relación laboral.

Por tanto si como entrevistador, o como autónomo que no cuentas con un equipo de RRHH, obvias el tema económico hasta que el empleado ya se ha incorporado o momentos previos a la firma del contrato, puede ocurrir que finalmente no firme el contrato o que acepte pero te adelantamos que lo más probable es que comience la búsqueda de un nuevo empleo donde la retribución sea la esperada.

Lo ideal es no vender humo, ser sinceros y hacer que desde la publicación de la oferta o al menos en la entrevista explicar todas las condiciones para evitar luego la fuga de talento.

Obviar las pretensiones futuras del candidato

Si como expertos en selección no incluimos la pregunta dónde te ves en X años, podría dar lugar a la selección de un candidato no ideal para el puesto. ¿Por qué?

En caso de que la persona seleccionada tenga aspiraciones de crecer dentro de la empresa, y esta, por tamaño o cualquier otro motivo, no puede dar la oportunidad al candidato, terminará sintiéndose frustrado al no conseguir sus objetivos profesionales.

Si te sucede, es muy probable que termine marchándose a otra empresa que sí ofrezca la pretensión del candidato, y tendrás que volver a empezar con el proceso de selección.

Es uno de los errores del entrevistador que más se pasan por alto, cuando la consecuencia es empezar otra vez de 0 más pronto que tarde con el proceso.

Realizar las mismas preguntas a los candidatos para diferentes puestos

Este punto es muy importante ya que, para cada puesto los candidatos necesitarán tener unas competencias u otras.

Es cierto que hay preguntas que no se pueden obviar y preguntar siempre a los candidatos, como por ejemplo:

  • La motivación por aplicar al puesto actual.
  • Sus pretensiones futuras.
  • Si le gusta trabajar en equipo o de forma autónoma entre otras. 

A la hora de entrevistar has de saber que algunos puestos requieren de ciertas habilidades y competencias que otros no, por lo que no puedes perder tiempo en preguntar sobre habilidades que no hacen falta y obviar las más importantes para el puesto. 

Te recomendamos que analices bien las hard skills y las soft skills de cada candidato en relación con el puesto a desempeñar.

No estructurar la entrevista e improvisar

El peor de los errores del entrevistador es no estructurar la entrevista con anterioridad.

Provocará dejar en el aire preguntas muy importantes como te avancé los puntos anteriores: olvidar cuestiones como su motivación, sus expectativas salariales, preguntar sobre el trabajo en equipo y sobre todo por sus skills. Además el candidato se puede dar cuenta que estás improvisando y te hará parecer muy poco profesional.

Una entrevista bien estructurada es más larga que una improvisada. El tiempo con el candidato es tiempo para conocerle mejor. ¿Acaso no merece la pena si vas a invertir miles de euros en él? Comprar un coche merece más preguntas que comprar un cuaderno, ¿verdad? Pues ahí lo tienes.

Además, esa persona sentirá que ha dispuesto de los minutos suficientes para explicarse, creando una agradable sensación de ser escuchado y dándole cierto protagonismo. Esto es muy importante, ya que la sensación o la visión que se crea el candidato de nuestra empresa tras terminar la entrevista determinará la percepción de nuestra marca y afectará negativamente al employer branding.

👩‍🏫 ¿Sabías que las empresas que priorizan la experiencia del candidato logran atraer a más interesados a sus ofertas?

Este, y muchos trucos más, son el pan de cada día de las consultoras de RRHH. La experiencia y el conocimiento del mercado de trabajo permiten el acierto al seleccionar el personal. ¡Huye de los errores del entrevistador!

Somos una asesoría integral para empresas y la selección de personal es una de nuestras especialidades. ¿Quieres crecer con nosotros?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.