10 motivos para cambiar de asesoría

2 junio 2021 > Empresas

10 motivos para cambiar de asesoría

Siempre es bueno hacer balance de tu negocio y replantearte si tienes motivos para cambiar de asesoría. La mayoría de emprendedores termina conformándose con los mismos servicios año tras año, pudiendo mejorar su situación. Si, en tu caso, ya tienes claro que es momento de dejarte asesorar por otros profesionales, esta asesoría empresas puede ser una opción interesante para ti.

Tu asesoría es fundamental en el desarrollo de tu negocio. No solo está para quitarte carga administrativa y resolver tus trámites, sino también debe estar ahí para ayudarte a tomar decisiones y orientar tu actividad económica.

Motivos para cambiar de asesoría

Vamos a repasar juntos algunos de los motivos principales para que te replantees si, de verdad, estás en la asesoría correcta o tienes que sopesar un cambio.

El precio es demasiado elevado

Esta es una de las causas más determinantes a la hora de tomar una decisión, pero antes tienes que analizarlo bien. Si tu asesoría, efectivamente, te cobra demasiado por su trabajo, la pregunta es ¿te compensa ese gasto por un buen servicio o es que además hay otros problemas de fondo?

No tienes claro los servicios

Algunas gestorías no te explican en detalle que incluyen sus servicios y no te dejan claro, desde el principio, si la tarifa que estás pagando te cubre una cosa u otra. Aquí es fundamental saber si tienen permanencia.

Te falta información

Hay muchos cambios y novedades que pueden afectar a tu negocio (subvenciones, actualizaciones en la legislación, nuevas normativas…). Por eso tu asesoría tiene estar pendiente para informarte, además de facilitarte en todo momento los datos de tu empresa y tu contabilidad. Sino ¿cómo vas a tomar decisiones que te beneficien?

No entiendes lo que dicen

Los trámites y procesos de contabilidad, fiscalidad o gestión laboral incluyen conceptos técnicos, difíciles de entender. Si tu asesoría no te explica de forma sencilla estas cuestiones, no te están asesorando bien.

No se preocupan por ti

Tus asesores deben apoyar tu proyecto profesional. Como dije al principio de este post, no solo vale con presentar impuestos y llevar la contabilidad, el valor de un asesor está en asesorar.  Si no te ayudan en tus asuntos más importantes, no es la asesoría que necesitas.

No aportan valor añadido

Otra de las razones para cambiar de despacho que puedes pensar: ¿te dan contenidos de valor por ser cliente? ¿tienen un blog para resolver dudas? ¿aportan información interesante en sus redes sociales? Esos pequeños detalles también importan.

No usan la tecnología ni automatizan procesos

Muchas asesorías están desactualizadas y siguen usando los métodos convencionales que hacen que sus gestiones sean menos agiles y eficientes. Recuerda que la tecnología es una herramienta estupenda para ofrecerte facilidades a ti y a tus asesores.

Comenten errores

Esta razón es significativa en los cambios. La falta de experiencia, la poca profesionalidad o los errores sin soluciones rápidas e inmediatas repercuten de forma negativa en tu negocio.

Tardan mucho en responderte

Tanto para resolver tus dudas como para comentar alguna cuestión relacionada con tu empresa, no siempre puedes estar esperando a que pasen las semanas.

No te transmiten confianza

No confías en que tu asesor esté preparado para realizar tus trámites o para acompañarte en la gestión de tu empresa. Si tu relación con tu asesoría, directamente, no funciona, es mejor cambiarla.

¿Cuál es el mejor momento para cambiar de asesoría?

Cualquier momento del año es bueno para cambiar de asesoría, siempre que el contrato que firmaste con ellos te permita darte de baja.

Es cierto que muchas empresas tienen su cierre fiscal a final de año, por lo que cambiarse en enero puede ser una buena opción. De esta forma, tu nueva asesoría se encargará del nuevo ejercicio con la contabilidad ya cerrada y toda la documentación en orden.

Con esto se pueden evitar errores o duplicidades en el intercambio de información de un programa informático a otro y es menos lioso para los asesores.

Otro momento propicio puede ser a principio de un trimestre, con lo que tu nueva asesoría se pondría poner al día mucho antes sin que afecte demasiado a tu negocio.

Aun así, recuerda que esto solo son mis recomendaciones. Tú puedes hacer el cambio cuando mejor te venga si te organizas con tiempo y te aseguras antes de que tu asesoría saliente ha presentado los seguros sociales correspondientes.

¿Cómo elegir una nueva asesoría?

Antes de ponerte a buscar a diestro y siniestro, está bien que te pares un momento a pensar en tus motivos para cambiar de asesoría y en qué necesitas de la nueva. Servicios de contabilidad, fiscalidad y gestión laboral son básicos para las asesorías integrales, pero hay muchos más aspectos a tener en cuenta.

No es lo mismo una asesoría que mantiene los mismos métodos convencionales que una que apuesta por la transformación digital y es capaz de ofrecer servicios más completos.

Ten muy claro aquello por lo que sí quieres pagar y evita a toda costa los despachos con permanencia. No hay nada peor que estar a disgusto con tu asesoramiento y no poder probar otros servicios por culpa de un contrato ya firmado.

También es interesante conocer la experiencia de la asesoría, un poco sobre su historia y el funcionamiento interno. Así como las herramientas con las que cuentan en su día a día.

¿Es difícil cambiar de asesoría?

No, ya te adelanto que es un proceso sencillo y no tiene porque haber demasiadas complicaciones. Solo tienes que comunicárselo con tiempo a tu actual asesoría y seguir los pasos que te marque el nuevo despacho.

Si quieres tener más tranquilidad en este sentido, puedes leer este otro post donde te cuento cómo afrontar un cambio de gestoría. Los trámites necesarios y las gestiones que suelen seguirse para hacerlo todo de forma segura.

¿Qué documentación solicitar a mi anterior asesoría?

Si ya sabes que tienes motivos para cambiar de asesoría y tienes claro cual elegir, tendrás que recopilar una serie de documentos. Principalmente, los que tengan información privada o delicada sobre tus datos personales o tu negocio.

En Ayuda T Pymes, por ejemplo, se encargan de todos los trámites: hablar con tu antigua asesoría, recopilar toda la información necesaria, tus datos, tu documentación. Es una manera muy fácil y cómoda de realizar el cambio.

¿Por qué elegir Ayuda T Pymes?

Mi recomendación personal es que pruebes los servicios sin permanencia de Ayuda T Pymes, compruebes si es lo que necesita tu negocio y, después de conocerlo bien, tomes una decisión definitiva. Estoy seguro de que finalmente te quedarás por la calidad de su asesoramiento.

Ayuda T Pymes es la asesoría líder en España y lleva más de 10 años en el sector. Tiene 350 profesionales en su equipo y una tecnología innovadora con la que trabaja para 15.000 clientes por todo el país.

Como puedes ver tienen mucha experiencia en todas las áreas y son mucho más que una asesoría para cumplir tus obligaciones fiscales o llevar tu contabilidad.

Tienen asesoramiento jurídico, laboral, creación de empresas, marketing, programas formativos, tecnología…No dejan de crecer, ampliar y mejorar sus servicios.

Y con respecto a la tecnología, gracias a sus herramientas son capaces de agilizar todos los procesos y trámites, haciendo que tu gestión sea más eficiente y poniéndotelo fácil ¿Qué? ¿Te animas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.