¿QUÉ NECESITAS?

Inicio > Categorias > Marketing > Las 8 mejores estrategias de precios con ejemplos reales

Las 8 mejores estrategias de precios con ejemplos reales

Cuando diseñas y sacas al mercado un nuevo producto, las ganas y la necesidad de que funcionen son muy elevadas. Es normal, el objetivo al fin y al cabo es vender para obtener beneficios.

El packaging, la calidad del producto, la publicidad y la competencia son aspectos muy importantes que ayudarán o perjudicarán la venta de tu producto.

Sin embargo, el principal aspecto diferenciador es el precio. Bueno, a no ser que a todos tus clientes les sobre el dinero y no le presten atención, que lo dudo, y mucho, salvo que tu marca sea la referencia del sector.

En este post encontrarás las mejores estrategias de precios del momento. Y para que veas que no miento, te mostraré ejemplos reales. ¡Vas a vender tus productos como churros!

Estrategias de precios basadas en la competencia

Es la más lógica y empleada por las empresas de todo el mundo. Esta estrategia ofrece mucho juego a las empresas, ya que podrás transmitir diferentes sensaciones al consumidor final. Para que lo comprendas mejor, te lo voy a dividir en tres bloques.

Establecer un precio más alto que la competencia

Como su propio nombre indica, consiste en poner un precio superior a tu producto respecto a la competencia. Esto hará que el cliente perciba tu producto como uno de mayor calidad. De este modo, ganarás a los que buscan una mejor relación calidad precio.

Ojo, porque si no logras justificar el porqué tu producto es mejor, comprarán el de la competencia por ser más barato.

Un ejemplo de empresa que diferencia su producto en función al precio es Coca Cola. Su bebida tiene un precio que duplica o triplica al de las marcas blancas. Sin embargo, las personas que buscan calidad, acaban comprando su producto.

Poner un precio similar al de la competencia

Es una estrategia muy eficaz cuando tu producto, a ojos del consumidor, es muy similar al de la competencia. Si no quieres arriesgarte con el precio es la estrategia adecuada para ti. Eso sí, tendrás que invertir más en el marketing del producto para diferenciarte de la competencia.

Un ejemplo para que tu producto sea más atractivo es conseguir un packaging atractivo, sobre todo si vendes tus productos en grandes superficies.

Los vinos que venden en Mercadona son un claro ejemplo de ello. Podrás encontrar el vino con diseño de caperucita roja o uno que ofrece información sobre el cambio del sabor del vino en función de cómo esté la luna.

Establecer un precio más bajo que la competencia

¿Buscas que tu producto se dé a conocer y comience a hacerse un nombre dentro de tu público objetivo? La estrategia de precios bajos te resultará muy atractiva.

Son muchos los clientes que van buscando el mejor precio, sobre todo en periodos de crisis como la que se avecina. Si tu producto cubre las mismas necesidades que el de tu competencia y, además, es más barato, sus ventas aumentarán.

Eso sí, esta estrategia se suele emplear en momentos puntuales, ya que si la alargas en el tiempo, la competencia puede reaccionar y bajar el suyo.

Xiaomi es el claro ejemplo en esta estrategia. Ha conseguido lanzar al mercado teléfonos móviles de gran calidad a un precio más bajo que la competencia directa. ¿El resultado? Se ha convertido en una de las marcas más conocidas en muy poco tiempo.

Estrategias de precios psicológicas

Te suena, ¿verdad? Es posiblemente la estrategia más utilizada desde la llegada del euro, pero es que resulta tan útil que ¿quién se atreve a no utilizarla? Te habrás topado con ella en la mayoría de tiendas, estoy seguro.

La estrategia de precios psicológicos te ayudará a dar la percepción de que tu producto es más barato. Bastará con bajar un solo céntimo el precio y ¡voilá! Parecerá un precio totalmente diferente.

Por ejemplo, si vas a Sprinter, encontrarás las chanclas de Nike por 29,99 euros. Este truco te hará percibir que su precio está más cerca de los 20 euros que de los 30. ¡Un céntimo puede hacer magia!

👩‍🏫 Es una estrategia tan empleada que necesitarás aplicar otras para destacar tu producto con el de la competencia.

Estrategias de precios basadas en el coste de producción

La estrategia de precios basada en el coste de producción es una gran opción cuando estás comenzando en el mundo empresarial. El motivo es claro: nunca venderás el producto a un precio menor que el coste de producción. De este modo siempre obtendrás beneficios.

Es un método muy empleado cuando tu producto es innovador y no existe competencia en el mercado (o esta es muy escasa). También se emplea en la venta de frutas y hortalizas ecológicas.

Un ejemplo de este tipo de estrategia lo emplea la empresa La Frutería. En su tienda online venden frutas y hortalizas frescas con certificados de calidad europeos.

👨‍🏫 No tener en cuenta el precio de la competencia puede provocar una disminución de ventas por un precio elevado o vender a un precio mucho más bajo que el de mercado.

Estrategias diferenciales

La búsqueda de nuevos consumidores requiere de un gran esfuerzo y horas de trabajo. La estrategia diferencial es ideal para conseguirlos.

El objetivo con este método es atraer al consumidor con un precio más bajo al de mercado. Seguro que te estarás preguntando dónde está el beneficio de esto, así que te lo explico. El fin de esta estrategia es que acaben comprando los productos complementarios, para que al final de cuentas te genere unos beneficios similares que cuando su precio era mayor.

Para que me entiendas mejor, ¿conoces la marca Brita? Sus jarras para purificar el agua tienen un precio más bajo que otras marcas. Sin embargo, una vez que la compres solo podrás utilizar sus recambios de los filtros y es ahí donde realmente obtienen beneficios. No existen recambios compatibles así que, tendrás que comprar los suyos sí o sí, como diría Del Nido.

Estrategias de bajada de precio gradual

En el mercado hay productos que, con el paso del tiempo, van perdiendo su valor o su factor novedoso. Este tipo de productos entran en el mercado con un precio elevado y, a medida que pasan los meses (o años), va perdiendo valor de forma gradual.

Por ejemplo, esto sucede con los teléfonos móviles. Si prestas atención al precio de los iPhone, el iPhone X cuando salió en 2017 tenía un precio de 1169 euros. Sin embargo, ahora los puedes encontrar por poco más de 300 euros. Esto se debe a que han salido nuevas versiones y ha quedado un poco obsoleto con el paso del tiempo.

Estrategias de precios por hora

¿Eres freelance o tienes un negocio de consultoría, asesoramiento, contratista…? Esta estrategia te vendrá de perlas. Consiste básicamente en cambiar tu tiempo por dinero. Para ello, deberás de establecer una tarifa a tus horas de trabajo.

Un ejemplo de este tipo de estrategia son los psicólogos. Cada consulta de una hora aproximadamente tiene un precio preestablecido, al igual que ocurre con las consultas médicas o veterinarias.

Estrategias de precios para lanzamientos

Incorporar un producto al mercado no resulta tarea fácil, así que, si es tu caso, deberás seguir una estrategia que te garantice conseguir cuota de mercado en el menor tiempo posible.

El método de precio de penetración en el mercado es el más atractivo en la mayoría de situaciones, sobre todo cuando tu producto no es conocido.

Para ello deberás establecer un precio más bajo que la competencia, atrayendo así a consumidores que decidan probar tu producto debido a la diferencia de precios con la competencia.

Algunas marcas incluso regalan sus productos u ofrecen muestras en stand para que lo conozcan y comprueben su calidad.  

Esta estrategia fue empleada por la marca de bebidas isotónicas Gatorade. ¿La conoces? En sus comienzos regalaban su producto, o lo vendían más barato, en tiendas como Game para darse a conocer. En la actualidad, es una de las marcas más conocidas en su sector.

Estrategia de precios por paquetes

Estoy totalmente convencido de que te habrás encontrado en más de una ocasión con esta estrategia. Es un método que atrae muchísimo a los consumidores. El objetivo es vender varios productos de forma conjunta a un precio menor que si lo comprasen por separado.

El objetivo es vender ambos productos que resultan muy poco probable que el cliente los adquiriese en la misma compra.

Dentro de esta estrategia existen dos finalidades muy empleadas por las empresas. La primera es dar salida a productos que tendrían menos venta por separado y la segunda, ofrecer al cliente un plus a cambio de pagar un poco más.

Un buen ejemplo de la primera finalidad lo utiliza Lefties cuando venden paquetes de dos camisetas conjuntas. Una siempre resulta muy atractiva mientras que la otra no tanto. Aun así, resulta rentable para el consumidor.

En cambio, la segunda la emplean cadenas como McDonald´s que ofrecen menús a un precio más económico. En cambio, Burger King ofrece el plus de recargar tu bebida de forma ilimitada. De este modo, pagas una bebida, pero puedes beber todas las veces que quieras.

¿Necesitas ayuda?

¿Has tomado nota? Espero que estas estrategias te hayan abierto la mente y te ayuden a incrementar u optimizar tus ventas. Si quieres saber más sobre cómo aumentar la rentabilidad de tu negocio para que siga creciendo, te recomiendo que contactes con un asesor de empresas.

A diferencia de lo que todos los empresarios creen, no todo el beneficio se obtiene de la venta de productos. Contar con un buen equipo de asesores que te ayuden a optimizar tus costes, te ayudará a que tu negocio sea todavía más rentable. Y en Ayuda T Pymes tenemos una agencia de marketing para los emprendedores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SUSCRIPCIÓN

SUSCRÍBETE!

No deberías perderte nada de lo que cuente por aquí.