Sí, los riders de Glovo son falsos autónomos

Los riders son falsos autónomos. Así lo ha determinado en su fallo el Tribunal Supremo (TS) después de idas y venidas, sentencias a favor y en contra del modelo laboral de este tipo de plataformas digitales de reparto como Glovo, Uber, Deliveroo, entre otras.

No es la primera vez que comentamos este tema en el blog de nuestra asesoría para pymes y autónomos. Desde 2017 llevan con el tira y afloja y la cuerda ya se ha roto. A esperas de la publicación de la sentencia, es la primera vez que el alto Tribunal se pronuncia al respecto, respondiento a un recurso de casación para unificar doctrina

El modelo de contratación de profesionales de este tipo de plataformas, asentado en autónomos, sufre así un duro revés desde la publicación de la sentencia del TS: los repartidores riders son asalariados. Dicho de otra manera, desde la perspectiva que indica la normativa: son falsos autónomos.

¿Por qué estos repartidores son falsos autónomos según el TS?

El sistema de contratación de empleados por cuenta propia,  se viene desarrollando con la celebración de un contrato mercantil a pesar de las condiciones exigidas, más bien relacionadas con las de un trabajador asalariado. Y es que, ¿qué es un autónomo?

Un autónomo es la persona física que realiza de forma habitual, personal y directa, una actividad económica a título lucrativo, sin sujeción a contrato de trabajo, y aunque eventualmente utilice el servicio remunerado de otras personas. Uno de los puntos más interesantes, es que el autónomo debe contar con total libertad de organización en el desarrollo de su trabajo.

Dueño y señor del dónde, cómo y cuándo. Además de que, por Ley, el trabajador autónomo deberá emplear recursos propios para llevar a cabo su trabajo.

El control sobre la jornada laboral, el horario de los riders, su zona de actuación, la penalización sobre el salario ante la posibilidad de rechazo de pedidos por parte de sus trabajadores o el uso necesario de las plataformas digitales que pertenecen a estas empresas, son aspectos que, siguiendo la normativa, no deben darse en relaciones laborales con autónomos.

La Inspección de Trabajo acreditó allá por 2017 que Deliveroo, competencia directa y compañera de sector de Glovo, ata en corto el trabajo de sus autónomos, «animándoles» desde la plataforma online de la compañía a mejorar tiempos de entrega. Todo ello mientras controlan la ubicación del rider en tiempo real y bajo la amenaza de penalizaciones en sus honorarios o ‘sanciones graves’.

«Sabemos que has recogido el pedido pero vemos que no te mueves, ¡ponte en movimiento!»

Los autónomos tendrían, de este modo, una relación laboral con la empresa debido, entre otros aspectos, al control y la unilaterilidad de las decisiones en la toma de decisiones vinculadas a la actividad.

«El Pleno de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo ha declarado que la relación existente entre un repartidor (‘rider’) y la empresa Glovo tiene naturaleza laboral.» El TS ha señalado, además, que Glovo es titular de los activos imprescindibles para la realización del trabajo del repartidos.“Glovo no es una mera intermediaria en la contratación de servicios entre comercios y repartidores. Es una empresa que presta servicios de recadería y mensajería fijando condiciones esenciales para la prestación de dicho servicio”.

En cuanto se ha conocido la postura del Supremo, Glovo ha comunicado que respeta la sentencia, afirmando “que espera la definición de un marco regulatorio adecuado por parte del Gobierno y Europa”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.