errores al momento de emprender

31 mayo 2021 > Empresas

Errores que debes evitar a la hora de emprender tu nuevo negocio

Según la estadística solo 2 de cada 10 empresas superan los cinco años de vida. Esto es porque cometer errores al momento de emprender es bastante frecuente y llevar un proyecto profesional hacia adelante no siempre es fácil. Por eso es recomendable contar con el apoyo de una asesoría para crear una empresa y evitar problemas desde el mismo punto de partida.

En este post, te haré un resumen de los fallos que más se repiten para que estés al loro y empieces con buen pie tu trayectoria empresarial. Seguro que con eso tendrás al menos una pequeña garantía de supervivencia ¡Al lío!

Errores comunes al momento de emprender

No basta con tener una buena idea y grandes dosis de ilusión, desarrollar una actividad empresarial requiere mucha constancia.

Los errores son aprendizajes con lo que reforzar tu camino profesional y eso es lo primero que debes tener en cuenta. Perseverancia y tener a mano este post para no liarla en alguno de los siguientes puntos.

Hacer un mal cálculo del presupuesto necesario

A veces algunos emprendedores ponen en marcha su empresa con un capital insuficiente. Hay que tener en cuenta los gastos en trabajadores y seguros, ya que no todo es el alquiler de un local, los materiales y la infraestructura. Siempre es mejor contar con un presupuesto amplio para cubrir posibles imprevistos a quedarse corto.

Por otro lado, conseguir clientes al principio es una dificultad añadida. En este sentido es importante hacer algunas reservas de dinero para mantener el negocio. Todo sin olvidar que el objetivo es que finalmente se mantenga por sí solo.

Ser demasiado optimista

El optimismo es el motor de cualquier proyecto y es genial que seas positivo a la hora de lanzar nuevas propuestas. Sin embargo, algunos emprendedores se pasan de optimistas en la ejecución de las mismas.

Esperar unos resultados brillantes no siempre se corresponde con la realidad y cuando empiezan los problemas todo se complica. El crecimiento del proyecto se puede ver afectado por esta exigencia y por no manejar los posibles escenarios. Así que sé optimista, pero en su justa medida.

No tener una estrategia de crecimiento

Antes de arrancar tu propia empresa, es fundamental tener una estrategia de crecimiento. La idea no es ir improvisando en tu trayectoria, sino marcarte unos objetivos que fomenten el buen desarrollo de tu proyecto empresarial.

Estos objetivos deben ser a corto, medio y largo plazo, aunque es normal que, haciendo evaluación, puedas fijarte otras metas distintas. El quid de la cuestión aquí es que tengas claro hacia donde quieres dirigirte y que tomes acciones en consecuencia.

Una estrategia de comunicación, de captación de clientes o fidelización son parte de ese plan que debes pensar para generar un volumen de ingresos que garantice el funcionamiento de tu actividad económica.

Errores al crear una empresa

En la parte más técnica de emprender, también se comenten errores. Por eso mi consejo es que te pongas en manos de profesionales, como con mis compañeros de Ayuda T Pymes, al crear una empresa. Ellos te echarán una mano para que consigas montarla en el menor tiempo posible y con todas las garantías, sin papeleos.

No elegir la forma societaria que más te conviene

Es habitual que siendo autónomo decidas crear una sociedad y, llegado ese momento, hay varias fórmulas que puedes elegir. Para no cometer errores al momento de emprender y elegir el tipo de sociedad, te recomiendo el siguiente post sobre la diferencia entre sociedad anónima y sociedad limitada que te puede servir para aclarar las ideas.

No es lo mismo pagar la tarifa plana de la Seguridad Social a tus obligaciones como autónomo societario. Existen múltiples aspectos legales y contables que cambian y debes barajar cuál es la opción que mejor se ajusta a tu idea de negocio. Por ejemplo, una Sociedad Limitada requiere más costes, pero conserva tu patrimonio de forma más segura.

No tener en cuenta las cuestiones legales

Cuando vayas a crear una empresa hay muchos trámites legales que debes pasar. Desde el alta en el censo de empresarios, profesionales y retenedores en el AEAT al alta de socios y administradores en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos), entre otros procesos.

Tampoco puedes olvidar cuestiones como la patente de marca o la protección de datos. Aspectos legales que, si se te pasan por alto, pueden suponerte una sanción económica de incluso 20 millones de euros.

No darse de alta en el IAE

El IAE es el Impuesto de Actividades Económicas y también trae confusiones entre los emprendedores. Para ser autónomo es imprescindible dar de alta tu actividad económica, indicando cuál es con el epígrafe correspondiente.

Con el alta en el IAE, los autónomos y las sociedades jurídicas que no tengan una facturación igual o superior al millón de euros, están exentos del pago.

Aun así, estar exento de este pago no te libra de tu obligación para darte de alta. Aquí es donde el despiste y la confusión puede dar lugar a errores.

Repartir de forma equitativa las acciones

Aunque el reparto igualitario parezca la mejor idea, no siempre es así. Al momento de emprender una empresa, si sois dos socios y el 50% va a cada uno, dependeréis siempre de llegar a un acuerdo común. Esto no suena muy difícil, pero la cosa puede complicarse.

Cuando ya sois tres y repartís a cada uno el 33%, dos de vosotros tendréis el control lo que puede llevar a conflictos. Cuantos más socios, más problemas puede haber para ponerse de acuerdo al adjudicar acciones, ya que esto siempre requiere de un pacto entre socios.

Errores de emprendedores o nuevos emprendedores

Una vez inicias tu camino empresarial, a largo plazo, puedes darte cuenta de otro tipo de errores. Si ya tienes los siguientes en mente, seguro que eres más capaz de anticiparte y ponerles solución a tiempo.

No tener la formación suficiente en gestión empresarial

Una de las cuestiones que afectan al futuro de tu empresa, es tu propio nivel de conocimientos en materia de gestión empresarial.

Después de un tiempo, hay emprendedores que piensan que una mejor formación les habría ayudado a adelantarse a algunas situaciones ocurridas en su empresa. La falta de formación hace que los problemas cotidianos se multipliquen y es una limitación en todos los sentidos.

No contar con un buen equipo

Entre los errores más comunes al momento de emprender y después, es la elección del equipo, una parte fundamental del negocio. Sobre todo, si al comienzo hay pocos recursos y no invierten en elegir a mejores profesionales.

Lo cierto es que, aunque no seas una gran empresa, contar con un equipo completo y motivado marca la diferencia. El éxito no solo tiene que estar orientado al cliente, sino también de puertas hacia dentro, con los miembros de tu empresa.

No tener el apoyo de asesores expertos

Con la idea de ahorrar gastos, los nuevos emprendedores deciden no acudir a profesionales para la gestión de las áreas de su negocio. Prefieren elegir a un amigo o a un vecino que sabe mucho de contabilidad y después los problemas no se solucionan por arte de magia.

El papel de los asesores no está solo en garantizar el cumplimiento de tus obligaciones como empresario, sino en orientar tu negocio. Por ello es un coste que a la larga compensa realizar y te quita de complicaciones legales, fiscales y contables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.