¿Cuál es la diferencia entre Sociedad Anónima y Sociedad Limitada?

7 junio 2021 > Empresas

¿Cuál es la diferencia entre Sociedad Anónima y Sociedad Limitada?

Mucha gente se hace el lío con las diferencias entre Sociedad Anónima y Sociedad Limitada, sobre todo, a la hora de emprender un negocio o crear una empresa. Y es normal tener dudas, ya que ambas formas jurídicas comparten algunas similitudes y son bastante conocidas en el mundo empresarial.

De hecho, en España, es muy común que emprendedores que han comenzado su actividad como autónomos acaben constituyendo una sociedad mercantil. La mayoría opta por una sociedad limitada, aunque siempre es bueno conocer las dos opciones antes de tomar una decisión definitiva.

Hoy vamos a analizar al detalle qué son y en qué diferencias hay entre sociedad anónima y sociedad limitada para que tengas clara tu decisión.

¿Qué es una Sociedad Anónima?

👩‍🏫 La Sociedad Anónima (S.A) es una forma de organización de tipo capitalista destinada, principalmente, a las grandes compañías.

Se caracteriza porque divide el capital de la sociedad mercantil en acciones, con las que los socios solo se responsabilizan de su parte proporcional. Así, las empresas que acumulan grandes cantidades de capital se ven beneficiadas con un menor riesgo financiero y con la contribución de muchos accionistas.

Otro aspecto importante es que tiene una estructura orgánica personal. Es decir, una Sociedad Anónima puede actuar como persona jurídica y, por tanto, ser titular de bienes y derechos o comprometerse y contratar como cualquier persona física. Aunque si necesitará un administrador o un órgano de administración que le represente.

¿Qué es una Sociedad Limitada?

👩‍🏫 La Sociedad Limitada (S.L) es un tipo de sociedad de carácter mercantil, más habitual en pequeñas empresas que suelen dedicarse a actividades comerciales.

En su caso, la responsabilidad frente a terceros está limitada al capital que cada socio haya aportado. De esta forma, en caso de deudas, no se responde con el patrimonio personal de los socios.

Las participaciones de los socios no son equivalentes a las acciones, ya que no tienen valor ni pueden estar representadas mediante títulos o anotaciones en cuenta.

Cuál es la diferencia entre Sociedad Anónima y Sociedad Limitada

Estas dos sociedades mercantiles, aunque comparten prácticamente las mismas obligaciones en relación al Plan General Contable (ambas tributan por el Impuesto de Sociedades), sí que presentan diferencias importantes.

Por eso tendrás que analizar con detenimiento estas características, antes de determinar cuál es el tipo de sociedad que mejor se adapta al proyecto que ya tienes pensado.

Diferencias en Número de socios

La Sociedad Limitada se puede constituir por un solo miembro, siendo igual de válido si se trata de una persona física como jurídica. Cuando una S.L tiene solo un socio se la denomina sociedad unipersonal.

A diferencia de lo que se suele pensar, la Sociedad Anónima puede constituirse con un único socio, por lo que también pasa a denominarse unipersonal. No obstante, esta fórmula societaria está pensada para tener un mayor número de socios, al igual que la limitada se adapta mejor a empresas con pocos miembros.

Diferencias según Tipo de actividad empresarial

Hay multitud de negocios que desarrollan actividades empresariales que se pueden ajustar a estas dos figuras fiscales.

Sin embargo, mientras que una sociedad limitada puede ejercer la gran mayoría de actividades, algunos sectores son limitados a las sociedades anónimas. Esto ocurre con actividades de tipo bancario o gestoras de fondos de pensiones y seguros.

Diferencias entre Sociedad Anónima y Sociedad Limitada: Capital mínimo

Como capital social, la Sociedad Anónima tiene determinado un mínimo de 60.000 euros que se divide en acciones. En su constitución pueden crear una fundación simultánea, donde se desembolsan todas las acciones, o una sucesiva, donde las acciones se van desembolsando de manera escalonada.

La Sociedad Limitada establece un capital mínimo de solo 3.000 euros, dividido en participaciones y desembolsado íntegramente en su creación. Con estas aportaciones no existe un límite de capital para los socios.

Diferencias en la Constitución de la sociedad

En las Sociedades Limitadas, al pedir un capital menor en su constitución, el proceso es más asequible en cuanto a papeleo y se exigen menos previsiones en los estatutos como sociedad.

La cosa se complica un poco en el caso de Sociedades Anónimas. Su proceso consta de dos procedimientos para los que tendrás que acudir a un experto independiente. Estos dos trámites son la emisión de una Escritura Pública y la Inscripción en el Registro Mercantil.

Si quieres conocer todos los pasos que debes seguir para cada una de estas fórmulas societarias, te recomiendo echar un vistazo a el post de cómo crear una sociedad limitada o al de cómo crear una sociedad anónima.  Cualquier duda, te invito a que me preguntes en los comentarios de este post.

Diferencia entre Sociedad Anónima y Sociedad Limitada: Acciones y participaciones

Las Sociedades de Responsabilidad Limitada dividen el capital en participaciones sociales que tienen una transmisión restringida al conocimiento del resto de socios.

Es decir, la transmisión podrá realizarse por los socios entre sí y con terceros, siempre que esté en conocimiento del resto de socios. Las transmisiones de participaciones se deben realizar en un documento público ante notario y con posterior inscripción en el Registro Mercantil.

En contraposición, las Sociedades Anónimas disponen de más libertad en la entrada de socios. Como hemos explicado en anteriores ocasiones, el capital se divide en acciones que pueden venderse fácilmente, propiciando que entren nuevos inversores a la sociedad. Existe la posibilidad de limitar la transmisión de acciones en los propios estatutos.

Sociedad anónima o limitada, tú decides

Las características de estas dos sociedades mercantiles tienen diferencias y similitudes que, dependiendo del tipo de empresa que deseas tener, se pueden adaptar más o menos a tus necesidades.

Su principal semejanza es que ambas pertenecen al grupo de sociedades capitalistas, donde las aportaciones de capital son más importantes que las particularidades de los propios socios.

Si tu proyecto empresarial es muy ambicioso, puede que una Sociedad Anónima sea la figura fiscal más interesante. Ya sea por su responsabilidad limitada frente a terceros, su libre transmisión de acciones o las facilidades para incorporar inversores a la sociedad.

En cuanto a las Sociedades Limitadas, son mejores por su sencillez burocrática y por exigir un capital social relativamente bajo a la hora de constituirse.

Espero que después de este recopilatorio tengas las ideas más claras o, al menos, hayas resuelto tus principales dudas ¡Suerte!

👉 ¿Quieres crear tu sociedad en un tiempo récord? Nosotros podemos conseguirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.