LOS BÁSICOS PARA CREAR EMPRESA EN ESPAÑA 2018

Crear empresa en España paso a paso en 2019

Hoy en GesTron hablamos sobre los básicos a tener en cuenta cuando te planteas crear empresa, ya sea como sociedad o como autónomo individual.  Encontrarás mucha info sobre los trámites necesarios para poner tu negocio en marcha en el artículo y en los enlaces a otros post. Si quieres lavarte las manos y que un asesor personal experto en tu rama de actividad se encargue de todo, péganos un toque en Ayuda T Pymes.

Si has sido autónomo societario o has creado una sociedad en los últimos 4 años, la Seguridad Social puede tener una deuda pendiente contigo de hasta 5.000 euros. Si quieres saber más, solo tienes que echar un ojo al vídeo de ahí abajo o dale click aquí para obtener más info.

En primer lugar, para crear una empresa en España debes ser mayor de 18 años. Además, si no eres ciudadano español, tendrás que llevar a cabo una serie de trámites previos que te permitan emprender en nuestro país.

Por ejemplo, para crear una empresa en España en 2019, siendo ciudadano miembro de la Unión o Suiza, debes solicitar un certificado de registro y, en adelante, otro certificado de residencia permanente.

Si no eres ciudadano de Estados miembros, debes empezar solicitando una autorización inicial de residencia temporal y trabajo por cuenta propia. Cuando te lo concedan, en el plazo de un mes tras la notificación, tendrás que hacer lo propio con el visado en el consulado u organismo diplomático que corresponda en tu zona.

Si quieres revisar los trámites necesarios para solicitar la residencia y crear una empresa en España siendo extranjero, puedes entrar en el portal de inmigración del Ministerio y revisar las gestiones específicas en cada caso.

Una vez llegados a este punto, tocaría decidir la figura jurídica que más se ajusta a la naturaleza de nuestra actividad. Si realmente buscamos crear una empresa como sociedad, o nos basta con tramitar nuestra alta como autónomo.

En España, la mayoría de emprendedores optan por ser autónomos en las primeras etapas de sus negocios o constituirse como una sociedad limitada.

A continuación, en lo referente a los trámites para poner en marcha un negocio, podríamos resumirlos en unos 10 pasos.

Ya al margen de la forma jurídica que escojas para crear tu empresa en España, vas a necesitar realizar obligatoriamente una serie de gestiones y trámites. Toma nota.

1. Elegir la forma jurídica

Lo primero es decidir sobre qué tipo de empresa crear. No todas las formas jurídicas se adecuan a la naturaleza de tu actividad, al número de socios, el alcance del proyecto, el alcance de la responsabilidad sobre el mismo, etc.

Al crear empresa en España, puedes decidirte entre varias figuras jurídicas: sociedad anónima, sociedad limitada, sociedad cooperativa. Puedes echar un ojo en el siguiente enlace a los pros y contras de cada tipo de empresa en cada caso.

Ser autónomo: rápido, sencillo y económico

Si no cuentas con mucho capital y tu proyecto no tiene gran envergadura, quizás debas plantearte la idea de darte de alta como autónomo.

  • Podrás acceder a bonificaciones en tu cuota de autónomo, como la tarifa plana, por la que pagarás unos 60€/cuota mensual durante el primer año de actividad. Luego se mantienen los descuentos por tramos descendentes, hasta alcanzar los 24 meses. A partir de ese momento, ya pagas la cuota de autónomos normal.
  • No tienes que aportar capital social y los trámites de alta se reducen al registro en el censo de empresarios de Hacienda mediante el modelo 036 o 037, y e alta en la Seguridad Social.
  • Las obligaciones fiscales que contraes son mucho más sencillas. Si optas por ser autónomo, sólo tendrás que tramitar tu alta en Seguridad Social y Hacienda. También contarás con obligaciones trimestrales y anuales, aunque estas serán menos complejas, podrás deducirte gastos y tendrás que pagar una cuota mensual religiosamente a la Seguridad Social.

¿Hay un máximo o un nivel de ingresos mínimos para ser autónomo?

2. Certificación negativa del nombre (CNN)

Debes solicitar la certificación negativa de la denominación de tu empresa (CNN) en el Registro Mercantil Central. Puedes hacerlo personándote en las oficinas presenciales, vía mail o a través de su sitio web.

3. Redacción de estatutos sociales y pacto de socios

Se trata de documentos muy importantes. Los estatutos determinarán las decisiones que puedas tomar al crear una empresa en cuanto a la venta o transacción de participaciones, inversores, etc. Se trata de la esencia de tu emprendimiento y fijarán la forma en la que evolucione tu negocio en el futuro.

El pacto de socios, por su parte, es un acuerdo privado que regula las relaciones entre los mismos y garantiza la viabilidad del proyecto.

Para la realización de este tipo de documentos, dada su importancia, lo ideal es que acudas a un notario, abogado o gestoría legal especializada.

4. Capital social y cuenta bancaria

En función del tipo de sociedad que decidas constituir, tendrás que depositar en una cuenta a nombre de la misma la cantidad que corresponda al capital social exigido en cada caso.

Para una sociedad limitada el mínimo son 3.000 euros, y para una sociedad anónima no inferior a 60.000 euros.

5. Solicitar el número de identificación fiscal en la Agencia Tributaria (NIF)

Tras tu solicitud, aportando el modelo censal 036, una copia de la escritura de constitución de tu negocio y copia de los estatutos, te concederán el NIF provisional.

Una vez te lo concedan, podrás empezar a facturar. Eso sí, en el plazo de seis meses, tendrás que solicitar el NIF definitivo presentando la escritura.

6. Escritura pública ante notario

Los socios deben acudir al notario y celebrar la firma de una escritura pública de constitución de la sociedad.

En ese momento tendrás que presentar una serie de documentos:

  • Estatutos Sociales
  • CNN
  • Certificación bancaria respecto al depósito del capital social
  • DNI, NIE y Escrituras de apoderamiento (si algún socio no acude a la firma de la escritura en persona) de cada uno de los socios
  • Declaración de inversiones extranjeras, en caso de que alguno de los socios no sea español

7. Inscripción en el Registro Mercantil

A la hora de crear una empresa en España, esta gestión otorga plena competencia jurídica a tu sociedad. Tendrás que acudir a la oficina del Registro Mercantil de la provincia en la que esté domiciliado tu negocio.

También tendrás que legalizar los libros de sociedades (libro de inventarios, libro de cuentas anuales y libro diario) en el Registro Mercantil que corresponda.

8. Alta en IAE y alta autónomo administrador

Hay que tramitar el alta en el Impuesto sobre Actividades Económicas en la Agencia Tributaria, reflejando la actividad empresarial que vayas a desarrollar.

El administrador tendrá que darse de alta en el censo de empresarios de la Agencia Tributaria y en el RETA, como autónomo societario.

Esta figura no puede acogerse a bonificaciones y la cuota es más elevada que la de un autónomo general.

9. Registro de patentes y marcas

El Registro de signos distintivos como pueden ser el logo de tu negocio, la marca en sí, el eslogan o alguna patente vinculada al proceso productivo de tu empresa.

Ten en cuenta que la inscripción de tu negocio en el Registro Mercantil no te garantiza el uso exclusivo de la misma, sino en la Oficina Española de Patentes y Marcas.

10. Muy recomendable al crear empresa: certificado electrónico

Y más como está ahora la cosa, que cada vez se cierne más sobre nosotros el mundo digital. La mayoría de los trámites que tendrás que llevar a cabo podrán, incluso de forma obligatoria, desarrollarse de forma telemática a través de internet.

Por ese motivo, es muy recomendable que gestiones tu certificado electrónico cuanto antes.

Ahora repasemos algunos ámbitos que debes tener muy en cuenta antes de iniciar los trámites burocráticos para poner en marcha tu negocio. Porque no quieres pasar por todo el proceso para, al final, darte cuenta de que tu proyecto no es viable, ¿verdad? Imagínate qué movida. Simplemente unos apuntes a tener en cuenta, toma nota.

1. Análisis de la situación del mercado

El desarrollo de un plan de negocio es fundamental a la hora de crear empresa. Tras realizar una delimitación preliminar de tu proyecto, recogiendo la esencia del mismo como propuesta al mercado, un “protodiseño” del producto o servicio por la que se materializará dicha oferta y demás, tendrás que analizar la situación a la que se enfrentará tu empresa una vez la pongas en marcha.

Cuando conozcas la realidad y el contexto en el que deberás desenvolverte al  crear empresa, será mucho más sencillo detectar fortalezas y debilidades en tu propio plan de negocio, así como las amenazas y oportunidades que el mercado presenta ante el mismo. Ya sabes, todos hemos oído hablar del análisis DAFO.

Delimitar las necesidades que de verdad están por cubrir; tu público potencial y el target o grupo de clientes más rentable a los que dirigirás tu oferta; lo que hace la competencia o tus homólogos en otros países, para implementar (o descartar) inputs en tu propio proyecto y aprender de los errores de los demás, que también es interesante.

Algunos aspectos interesantes a plantearse al crear empresa:

  • ¿Qué tienes que ofrecer al crear tu empresa?

Tener claro cuál es la necesidad a la que pretendes dar cobertura y asegurarte de que nadie la cubre de la misma forma que tú, es decir, cerciórate de que estás generando valor y de que tu propuesta es necesaria. ¿Qué necesidad? ¿Por qué, en qué momento y dónde se satisface? ¿De qué manera? ¿Qué necesidades no cubre?

En principio, puede parecer imposible plantear una idea de negocio erudita, ofreciendo algo que nadie nunca haya planteado antes, cuando ya todo está inventado. No te equivoques. Vender un simple bollo de pan en el enclave adecuado, donde es necesario pero nadie lo ofrece aún, puede constituirse como el mejor de los negocios.

La localización, la atención al cliente, la rápida respuesta, el trato, la garantía y confianza, el diseño del producto. Son infinitos los elementos por los que podemos marcar la diferencia al crear empresa.

  • Asegúrate de que tu proyecto cumple con la normativa y es factible

Debes cerciorarte más pronto que tarde, de que la línea de negocio que planteas poner en marcha al crear empresa, cumpla con la Ley. Imagina que pones el proyecto en marcha y luego no puedes continuar por algún límite en la normativa vigente. Una pérdida de tiempo y dinero brutal.

  • Cuantificar el volumen de mercado tanto real, como potencial

Volumen de ventas actuales, cuota de mercado y principales competidores en la zona de actuación de nuestro negocio. Incluye los ratios que creas necesarios para determinar de forma objetiva los datos que podría arrojar tu negocio. La idea es anticiparte y establecer una aproximación a lo que realmente puedes conseguir y, en función a eso, qué cambios o inversión realizar según en qué área de tu negocio.

2. Evalúa si tu proyecto de negocio encaja o puede optimizarse

Puede que cuando te surgió la idea de crear empresa, estuvieras centrado en un enfoque que no contemplara detalles o perspectivas descubiertas al evaluar el estado real del mercado en el que vas a participar.

En función de los recursos con los que cuentes, podrás plantearte el desarrollo de tu negocio orientándolo hacia ideas que creas pueden ser especialmente rentables, impliquen un impacto positivo a nivel competitivo, económico o de posicionamiento en cuanto a la marca de tu empresa.

Llegados a este punto, debes tener claro en tu plan de negocio antes de crear empresa:

  • Vocación o misión de tu proyecto
  • Objetivos generales y específicos. Adecuados a la misión, fines y a los valores determinados al crear empresa, que deben regir la actividad de la misma. Además, deben ser claros, medibles y alcanzables (nada de movidas abstractas).
  • Valores y ética corporativos.
  • Estrategia corporativa. Tendrás que determinarla en qué sentido desarrollarás la línea general de tu negocio en función de su naturaleza y de los objetivos que te hayas marcado. Por ejemplo, una estrategia global orientada hacia el liderazgo en costes, hacia la diferenciación, estrategia de especialización o la estrategia de cartera, que marca la evolución hacia la consecución de crecimiento en nuevas áreas.

Este último tema es amplio e interesante. Si quieres que hablemos más sobre las distintas estrategias corporativas que puedes adoptarse al crear empresa, coméntamelo y lo abordaremos en artículos venideros.

3. Diseña un plan integral de marketing mix

Popularmente se vincula al marketing, de forma errónea, con el desarrollo de un plan de comunicación comercial, o se identifica únicamente con la publicidad de un producto, servicio o empresa.

La realidad es que, a pesar de que la publicidad forma parte fundamental de  un plan de marketing, hay otros elementos fundamentales que, junto al tema comunicativo, tendrás que plantearte en este punto al crear empresa de cualquier tipo.

Ya cuentas con una idea de negocio general, con posibilidades y proyección en el mercado. Ahora tendrás que concretar áreas concretas en tu plan de negocio:

  • Target o público al que te diriges: trazar perfiles de consumidor, características que los condicionan, comportamiento de compra de cada tipo de cliente, expectativas, etc.
  • Producto o servicio. Diseño del producto, propuesta de valor agregado o diferenciador que ofrece, forma en la que se presenta al cliente, estudio del proceso de prestación del mismo (desde que tratamos con el cliente potencial hasta el servicio post-venta).
  • Precio. Será determinado en función a la estrategia global que hayas determinado al crear empresa, al perfil de tu cliente y al tipo de bien o servicio que estés ofreciendo. Cuando se trata de servicios, es recomendable acudir a la paquetización (establecer paquetes de servicios, con x prestaciones incluidas) y establecimiento de tarifas. Así evitas malentendidos y saturar al cliente con demasiada información.
  • Distribución. ¿Por qué canales llegarás a tus clientes? Este tema simplemente consiste en hacer llegar el producto o prestar el servicio adecuado; a la persona indicada, que es tu cliente; en el momento justo, que es en el que te comprometes a entregarlo.

Para ello debe elegirse cuidadosamente los canales de distribución, que dependerán del tipo de cliente, de los condicionantes del producto y la empresa y de las normas de distribución del sector.

Y no me refiero sólo a si contarás con una tienda, a si gestionarás envíos a domicilio, o la forma en la que debes entablar acuerdos con tus proveedores.

En esta parte, ya a 2018 que estamos, al crear empresa tendrás que contemplar temas como la creación de un sitio web intuitivo. Un canal primordial en la era digital, inmediato, en la que tu cliente tenga información sobre lo que haces, pueda acceder a tus datos de contacto y solicitar algún producto o servicio y se lleve una buena impresión de tu negocio.

Para este tema, plantéate la compra de un hosting y cuenta con los servicios de un buen diseñador y programador, para que te monten una página web en condiciones.

En la misma línea pueden funcionar la apertura de RRSS y blogs, donde además puedes ofrecer contenido de valor relacionado con el servicio que prestas (con lo que estarías trabajando la publicidad y reputación de tu negocio), a la vez que planteas un nuevo canal para que el cliente tenga acceso a tu empresa.

  • Comunicación

Desde el branding, pasando por los colores corporativos al logo y el isotipo de tu negocio, hasta las campañas de Facebook, buzoneo, o cualquier acción comerciales que decidas integrar dentro de tu estrategia de promoción.

En definitiva, se trata de crear interés en producto o servicio,  y en la propia empresa, para diferenciarse de la competencia y proyectar tanto la personalidad de la marca, como los beneficios de los servicios disponibles.

Al final, el objetivo principal es persuadir a los clientes  potenciales para que compren o usen el servicio, fidelizarlos e incluso hacer que se impliquen con la marca, convirtiéndose hasta en propios prosmidores de la misma.

Para ello, tendrás que diseñar una estrategia de marketing que se encuadre dentro de la estrategia corporativa de la empresa de forma coherente.

Quiero decir, si al crear empresa decides posicionarte como un negocio low cost, no tiene sentido que lleves a cabo una estrategia de marketing orientada a un perfil interesado en productos de lujo. O que en el momento del brading, elijas el nombre de Industrias Paco SL para una empresa de desarrollo tecnológico que quiere evocar innovación en torno a su marca.

10 COMENTARIOS

  • Hola ,
    Me gustaría montar una pequeña empresa en españa , soy un chico Marroqui , tengo todos los medios financieros , me interesa vivir alli , yo cuento con un amigo mio que podria ayudarme en el trabajo y que vive tambien en Marruecos, ahora necesito saber los requisitos para sacar el visado.

    • Buenos días Ali,
      Para poder conseguir el permiso de trabajo en España necesitas seguir una serie de trámites a los que puedes echar un vistazo en este artículo.
      Además, en este otro artículo tienes los requisitos necesarios para crear una empresa en España siendo extranjero.
      Espero que te sirvan de ayuda. Un saludo.

  • ¡Enhorabuena por el artículo! Con estos consejos será mucho más fácil crear una empresa. Disponer de los recursos tecnológicos adecuados, haciendo un uso adecuado de los mismos, es fundamental para triunfar en el mercado actual.

  • Buenas tardes.
    Está en mis planes abrir una distribuidora/mayorista de alimentos en España, Murcia. Aparte de los trámites que sé que para eso puedo contratarlos, qué es requisito para eso? Me obligan a tener una oficina, almacén, certificaciones, etc? Quisiera saber eso.

  • hola, puedo llegar a españa a abrir una sl en comercio minorista , os ea depositando el capital necesario ? seriamos 2 socios , 1 con ciudadania y otro para tramitarla? . o en otro caso que antiguedad tiene que tener una sl para poder hacerle un contrato a un extranjero? gracias por contestar

  • Agradecerles de antemano por lo que hacen.
    Soy autonomo y estoy pensando en hacerme S.L, puedo tener como socio a mi hijo que tiene 26 años y tiene contrato por cuenta ajena, que alternativas existen..
    Gracias.

    • Hola 🙂

      Depende el tipo de socio que quieres que sea. Si es socio capitalista y no vive contigo, en función de su participación del capital de la sociedad, tendrá que darse o no de alta como autónomo. Si es socio trabajador tendrá que darse de alta como autónomo para facturar a la empresa. 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.