Contabilidad de Costes - Guía

5 agosto 2021 > Contabilidad

La Contabilidad de Costes ¿Para qué sirve a autónomos y pymes?

La contabilidad de costes o contabilidad analítica es la herramienta que permite a un emprendedor, pyme o autónomo conocer el coste de los productos fabricados para mejorar la gestión y rentabilidad de la empresa.

Para poder tomar decisiones que mejoren la eficacia y la eficiencia de la empresa es imprescindible conocer en qué producto o servicio ganas dinero, cuánto ganas en cada uno, en cuál pierdes, por qué, qué puedes hacer para cambiar la tendencia o si te interesa dejar de fabricar el producto o de ofrecer el servicio. Pues aquí vas a ver qué es la contabilidad de costes, para qué sirve y cuántos tipos de costes hay.

Agárrate bien que despegamos hacia el mundo de la contabilidad de costes 🚀

Qué es la contabilidad de costes

Es una especialidad de la contabilidad que analiza cómo se asignan los costes e ingresos generados por una empresa a:

  • Varios productos o servicios
  • A los diferentes departamentos de la empresa
  • A sus clientes

Es decir, permite calcular el coste de cada producto, cada departamento y cada cliente y analizar el beneficio que se obtiene de cada uno proporcionando la información necesaria para la elaboración de presupuestos, análisis de costes, cálculo de rentabilidades y márgenes, cuentas de explotación analítica, decisiones de compra e inversiones y calcular el precio de ventas de los productos.

No existen unas normas determinadas que regulen esta contabilidad por lo que cada empresa puede establecer el sistema que quiera ✅

Objetivos de la contabilidad de costes

Podemos establecer tres grandes objetivos en la contabilidad de costes:

  • El cálculo de costes: es la función principal sobre la que pivotan las demás funciones.
  • El control de costes: su objetivo es optimizar el valor de un producto, proyecto o servicio en función de las limitaciones económicas establecidas. Un ejemplo: Si un proyecto tiene un coste objetivo de 5.000 euros calculando el consumo de un cierto número de horas y materiales y el coste final se va a los 6.000 euros debemos analizar las causas de las desviaciones para evitar que vuelvan a ocurrir en el futuro. Pero también se pueden establecer controles intermedios de consumo de recursos y su valor para intentar reducir al máximo esa desviación en el coste respecto a los 5.000 euros presupuestados. A través del control de costes podemos actuar para conseguir el resultado esperado.
  • La reducción de costes: su objetivo es la optimización de costes. No podemos quitarle las ruedas o el volante al coche para reducir el coste del producto, no podemos eliminar el trabajo de un proceso productivo y tampoco podemos reducir costes sin que afecten a la calidad del mismo, ya que reduciríamos el valor de mercado del producto final. Pero sí podemos optimizar sus costes. Un ejemplo: utilizar un proceso productivo más eficiente, buscar proveedores a mejor precio ofreciendo materiales de la misma calidad, mejorar los procesos para ser más eficiente y producir más unidades en menos tiempo o ejecutar un proyecto de forma más eficiente reduciendo las horas necesarias para realizarlo y manteniendo la calidad acordada con el cliente.

Cómo se imputan los costes contables

No todos los costes se pueden distribuir de la misma forma a todos los productos fabricados. Hay varios tipos de costes en la valoración de las unidades producidas que dependen de su relación con la producción:

  • Imputación directa: lo constituyen el precio de compra de las materias primas y servicios consumidos directamente y que son imputables a la unidad. Son los relacionados con los costes directos, es decir, aquellos que pueden medirse y asignarse sin ninguna duda a un producto concreto (por ejemplo, en la fabricación de coches sería el coste de la chapa o el coste de los asientos).
  • Imputación indirecta: Son la parte que razonablemente corresponda a los costes indirectamente imputables al producto. Estos son los relacionados con los costes indirectos, que se ven afectados por diferentes procesos y no permiten una medición exacta viable de la cantidad consumida para la fabricación de cada producto. Por ejemplo, el alquiler de la factoría de coches, ¿a cuáles de los coches producidos se les imputa mayor porcentaje?, ¿a los más grandes?, ¿todos igual? 💪

Ejemplo de contabilidad de costes o analítica

La mejor forma de ver qué es la contabilidad de costes es con un ejemplo.

Supongamos una empresa que fabrica bolígrafos y el coste total de la producción unitario es de 0,20 euros. Además, fabrica 1.000.000 de unidades mensuales. El coste de pago de los empleados supone el 10% del coste total mensual por unidad producida y los gastos de explotación son el 20% de este coste. ¿Cómo podemos calcular el coste mensual de la empresa?

El volumen del coste total de las ventas es de 1.000.000 unidades x 0,20 euros coste unitario = 200.000 euros.

Pago empleados = 200.000 x 10% = 20.000 euros.

Gastos de explotación = 200.000 x 20% = 40.000 euros.

El coste total mensual será de 200.000 + 20.000 + 40.000= 260.000 euros.

Bueno, pues hasta aquí puedo leer. Ya has visto lo importante que puede ser para tu negocio llevar una buena contabilidad de costes que te permita tener el control y la planificación de la gestión empresarial.

Si prefieres que nos encarguemos de ello, solo clica en el botón de abajo y nos pondremos en contacto contigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.