Mi asesoría comete un error y me sancionan, ¿quién lo paga?

31 agosto 2021 > Autónomos | Empresas | Otros

Mi asesor comete un error y me sancionan, ¿quién lo paga?

Es bastante común, y en gestron.es lo sabemos, que autónomos y pymes externalicen servicios como la asesoría fiscal, laboral y contable de sus negocios.

Además, la burocracia, el papeleo y las obligaciones de un negocio ligadas a organismos como Hacienda y la Seguridad Social, son algunas de las áreas más espinosas en cuanto a la gestión de un negocio. Especialmente, por la importancia y posible impacto de estas gestiones en el negocio y en los quebraderos de cabeza del empresario, en caso de no gestionarse de la forma correcta.

Responsabilidad de una gestoría por un error con sanción, ¿quién lo paga?

Os sorprendería saber el número de casos que llegan a nuestra asesoría, Ayuda T Pymes, en los que empresarios nos comentan que han tenido problemas de este tipo con su antiguo despacho y quieren resolver dudas en cuanto a la responsabilidad civil y al pago de los posibles costos y penalizaciones derivadas.

Y es que, a veces, los asesores fiscales cometen errores por los que sus clientes son sancionados, viéndose obligados a asumir el pago de las mismas. ¿Sabes qué responsabilidades derivan de ello?

👩‍🏫 Volvemos a la cuestión: Mi asesoría comete un error y me sancionan, ¿quién lo paga? Primero, depende de que sea realmente un error y exista negligencia por parte del asesor contratado por el autónomo, empresa o sociedad en cuestión.

Únicamente serán motivo de indemnización los pagos exigidos al sujeto pasivo, es decir, al autónomo o sociedad que contrata al asesor, que impliquen un perjuicio para el contratante y que estén causados directamente por la actuación de la asesoría.

Cuándo no puedo reclamar a una asesoría la indemnización

  • No entrega de la información o documentación necesaria

Para la asesoría pueda cumplimentar sus obligaciones de manera correcta, por ejemplo, para la elaboración de las liquidaciones y declaraciones tributarias pertinentes, es imprescindible que el asesor tenga acceso a todos los datos e información que afecten al acto.

En caso de que este no disponga, a la hora de realizar los trámites, de los datos o  documentación necesarios o relevantes, es imposible que, aún aplicando la mayor diligencia posible, se pueda desarrollar el encargo de manera adecuada y conforme al derecho.

Otra historia sería si el error desempeñado por la asesoría radica en una aplicación incorrecta de la normativa tributaria, aun contando con la información pertinente por parte del cliente, siendo competencia exclusiva del asesor determinar la normativa aplicada y su interpretación.

  • Información engañosa

El servicio de asesoría fiscal no es responsable de los casos en los que, aun habiéndose realizado el encargo de forma correcta en cuanto a la norma tributaria, la información contable o fiscal suministrada por el autónomo o pyme no sea veraz.

Por ejemplo, imagina un viaje de ocio que haya sido reflejado con concepto de gasto derivado del ejercicio de la actividad, como un viaje de negocio. En ese caso, la asesoría no podría ni está obligada a contrastar la veracidad de la información facilitada por el cliente, sino que solamente puede cumplir el encargo con los datos y documentos que el cliente le suministra.

  • Actuación conforme a las instrucciones del cliente

Es obvio, formando parte imprescindible de la labor de una asesoría comunicar al autónomo o pyme, de manera clara y aportando la información suficiente, los riesgos que cada una de las vías posibles y planteadas por el asesor tienen para su patrimonio. Una vez informado el cliente, éste podrá decidir qué opción considera adecuada.

En el caso por el que el cliente se incline por asumir un riesgo determinado en aras de incrementar el ahorro fiscal, el asesor fiscal será responsable del daño causado si no informó al cliente de manera pertinente.

Para determinar si el servicio de asesoría fiscal fue prestado de forma no diligente y la sociedad realiza la acción de omisión de sus obligaciones tributarias en desconocimiento pleno de los riesgos, es interesante que se cuente con un gestor, plataforma documental o la información prestada esté reflejada por escrito.

Cómo reclamar a una gestoría: la asunción de riesgo y la responsabilidad civil

👨‍⚖️ La responsabilidad del asesor fiscal adquiere carácter subjetivo y estará basada en el incumplimiento contractual general, previsto en el artículo 1101 del Código Civil.

De este modo será el cliente quien deba probar en su reclamación en la sede judicial la culpa del asesor en la praxis de su actividad.

Existen tres requisitos para determinar la concurrencia de la responsabilidad del asesor:

  1. Incumplimiento o cumplimiento tardío del asesor de una obligación preexistente por culpa, negligencia, omisión o falta de diligencia.
  2. Que se dé daño o perjuicio de los intereses del cliente.
  3. Que exista relación causal demostrable entre la conducta del asesor y los daños sufridos por el cliente de la asesoría.

Conceptos reclamables al asesor o asesoría fiscal

Estos son los conceptos que puedes reclamar siempre que haya habido una mala praxis de la gestoría.

Importe de regularización de cuota tributaria

La regularización de la cuota tributaria se corresponde como la diferencia entre el montante de dinero que la administración, tras el proceso de inspección, determina que debió haber pagado el infractor en la presentación de un impuesto que no fue declarado de manera correcta y el propio pago del tributo, inferior a la cuantía que debiera haberse efectuado.

Ahora en cristiano. El importe de regularización de la cuota tributaria es la diferencia de lo que deberíamos haber pagado y lo que efectivamente hemos pagado. Esta cantidad, por tanto, es exigida por la administración para subsanar la deficiencia del pago, por lo que no es una sanción, sino el pago adecuado que debería haber realizado según el criterio de la administración.

Sanciones

El caso más habitual suele ser como consecuencia de la presentación complementaria practicada por Hacienda, en la que la administración concluye que se ha realizado el trámite de la declaración de forma errónea y se sanciona la acción. De entenderse que el asesor es responsable de la negligencia, este deberá correr al cargo del coste que la sanción tenga para el asesorado.

Intereses en tierra de nadie

En este ámbito no existe unanimidad a nivel de jurisprudencia, pues se dan resoluciones judiciales por las que se determina que es la asesoría la responsable del perjuicio causado en cuanto a los intereses devengados por la diferencia de cuota desde la fecha en que se debió pagar y otras que indican al cliente como el responsable de dichos pagos, independientemente de si el impago ha sido consecuencia de una negligencia del asesor.

¿Y si me llega una notificación por sanción y no la pago, aún no siendo mi culpa?

Los recargos de apremio son cantidades que se exigen como consecuencia de no atender en plazo la presentación y pago de obligaciones tributarias. Ello implica el inicio del procedimiento de ejecución.

La imposición o no de estos recargos es ajena, en principio, a la diligencia del asesor, teniendo en cuenta que el cliente tiene conocimiento de la deuda contraída tras recibir una notificación administrativa, donde se refleja la fecha máxima para su abono.

En resumen, cuando el cliente es notificado del pago exigido por parte de Hacienda, a los efectos de su liquidación, con independencia de si después se reclamará o no la deuda a la asesoría, es responsabilidad del cliente realizar el pago en el plazo requerido.

Interposición de recursos a resoluciones fiscales 

La responsabilidad del hecho de no interponer un recurso contra una resolución fiscal por parte de la administración, dado el caso, es  otro de los aspectos que a menudo es reclamado a la diligencia de los asesores y, por los que suele demandarse la indemnización de los costes derivados de dicha acción.

En estos términos, el criterio de buena o mala praxis por parte del asesor es análoga a la responsabilidad del abogado que no presenta una alegación en contra de una resolución judicial.

En este caso, de nuevo, el hecho de no presentar una alegación no implica un mal ejercicio de la asesoría, siempre y cuando se haya informado al cliente de las diferentes opciones en cuanto a vías de acción, las posibilidades en torno a la reclamación y los costes derivados de la misma, siendo el cliente el que en última instancia deba decidir interponer o no el recurso.

Solución a la negligencia de una asesoría: el seguro de responsabilidad civil

Todos somos humanos, incluso los asesores,  pueden cometer un error. El problema es que el ámbito del papeleo y la administración de las obligaciones tributarias comprende una gran relevancia, sobre todo, a nivel económico. El impacto que puede tener un error fiscal en el desarrollo de la actividad de un autónomo, pyme o cualquier tipo de sociedad es bastante importante.

📑 Afortunadamente, cualquier asesoría seria cuenta con un seguro de responsabilidad civil que se encargará de dar cobertura al cliente en caso de  error o negligencia. Ayuda T Pymes, por ejemplo, cuenta con el suyo 😉

De este modo, no tendrás ningún problema y podrás despreocuparte ante cualquier tipo de contratiempo relacionado con las obligaciones tributarias de tu empresa, ya que el seguro de responsabilidad civil de tu asesoría cubrirá los posibles daños o perjuicios sobre tu patrimonio.

195 COMENTARIOS

  • Buenas noches,tengo una empresa de transporte y contrate a un conductor de nacionalidad marroquí,con toda la documentación en regla(cap,carnet conducir etc) y con residencia en España de muchos años,y se acabó la relación laboral.Me mandaron una inspección de transporte se manda toda la documentación exigida y me sancionan con 2001 euros por falta del certificado de conductor de tercer pais el cual no lo solicita mi gestoria y le estoy pidiendo su responsalibilidad por el error y dice que el responsable es el transportista cuando yo no hago esos tramites.
    Soy yo responsable como transportista o es mi gestoria que debería informarme de dicho trámite.
    Un saludo.Gracias.

    • Hola, José Luis. Lamento esa sanción que fue de seguro inesperada al conocer el motivo. Para depurar responsabilidades con objetividad habría que estudiar cómo fue el proceso de la gestión y la comunicación entre asesoría y cliente en este asunto. Una gestoría gestiona, no tiene en principio por qué asesorar salvo que detecte de antemano un riesgo derivado de una petición de su cliente. Cuestión distinta es que el cliente pida asesoramiento sobre un caso concreto y que la respuesta no acertada del asesor provoque directamente la sanción. Entonces hay poco que discutir.

  • Buenos días. Somo una asociación de pacientes y nuestras gestiones nos las lleva una asesoría. Nos han informado de que no nos han pasado un montón de recibos y que les debemos un importe que para nosotros como asociación es una locura. Somos nosotros responsables de este sucedido? Ahora mismo nos es imposible recoger una cantidad como la que nos piden. Nunca se nos hubiera ocurrido que ellos mismos no nos pasarán sus facturas si son ellos quiénes nos hacen la contabilidad!!!!
    Muchas Gracias.
    Bárbara Erce
    Representante de la Junta Directiva

    • Hola , Bárbara. Entiendo que los recibos que mencionas son los honorarios de la asesoría ¿No se estipuló en la contratación el importe de los servicios? El pago a una asesoría es normalmente mensual. En todo caso, la prescripción es a los 5 años (antes era de 15). Lo extraño es que no os lo pasen mes a mes. En el caso que el destinatario sea un empresario o profesional, la factura debería expedirse antes del día 16 del mes siguiente (con excepciones para otras figuras jurídicas). El plazo del envío es de un mes desde la fecha de expedición. Puedes contrastar los servicios que os ofrecen con los nuestros, ya que tenemos un área especializada en empresas sociales (tanto asociaciones como ONGs). Por otro lado, para asuntos legales tenemos otros asesores especializados. Sería interesante que les comentaras tu situación y preguntarles qué prevalece, si la prescripción de 5 años o la no comunicación en plazo de la factura pertinente. Ahí estará la resolución final a tu duda.

  • compre un apartamento en Torrox (MALAGA) a un no residente, el banco BBVA me obligo a que toda la gestión la llevase a cabo la gestoría asumiendo mi representación en todos los tramites incluidos los tributos . esta gestoría muy famosa Indra me presento la liquidación por sus servicios. Esto ocurrio en 2019. Mi sorpresa fue mayúscula cuando en agosto de 2021 he recibido una liquidación en un acta de comprobación limitada donde se me pide el pago de la plusvalía con intereses de demora, recargo de apremio y posible sancionador porque tal como indica la ley en el caso de un no residente soy sustituto del contribuyente la deuda es de unos 5000 euros. Yo entiendo que la negligencia que ha tenido esta gestora y que ahora pago yo las consecuencias tiene que ser denunciada civilmente, uds como lo ven

    • Hola Jose Luis. Lamento mucho el disgusto. Al tratarse de una gestoría reconocida no tengo dudas de que dispondrán de un Seguro de Responsabilidad Civil. Cuestión aparte es demostrar esa supuesta mala praxis, ya que tendrías que revisar las comunicaciones escritas con tu gestor para depurar responsabilidades. Sin más datos no podemos darte una respuesta segura. Si quieres una opinión más profesional lo mejor es consultar a nuestro departamento Legal, ya que están experimentados en estas incidencias que afectan a usuarios con asesorías anteriores.

Más Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.