Gestionar dinero

1 julio 2019 > Autónomos

5 consejos para gestionar mejor tu dinero como autónomo

Como autónomo una de las cosas más importantes que debes de controlar es tu dinero. No tienes un sueldo fijo, todo depende de ti y tú eres el responsable de todo lo que ocurra con el dinero que entre por tu puerta.

Hay mil maneras de gestionar ese dinero, pero por mi experiencia yo he visto que la mayoría de los autónomos no suelen hacerlo demasiado bien. Por eso hoy me voy a alejar un poco de tanto tema fiscal y os voy a dar varios consejos que doy a mis clientes sobre cómo gestionar su dinero como autónomo.

¿Te harán ganar más dinero? Depende. Todo depende de ti.

1. Separa lo personal de lo empresarial

Cuando eres autónomo lo normal, por desgracia, es tener una cuenta en el banco en la que te entran todos los ingresos y de la que también sacas dinero para cualquier cosa. Es decir, no hay ninguna frontera entre lo empresarial y lo personal, ya que todo está incluido en la misma cuenta.

Esto es un error grave. Tienes que actuar como si fueras una SL y separar las cuentas bancarias, ya que de esta manera tenderás a gastar mucho menos y conseguirás saber exactamente el dinero que tienes y que proviene de tu actividad laboral.

2. Págate un salario a ti mismo

Los autónomos son sus propios jefes, ¿no? Pues como jefe que eres, ponte un sueldo. Lo más probable es que tengas una facturación variable y que no ganes lo mismo todos los meses, pero tu sueldo debe mantenerse estable y ser el mismo, al menos durante un periodo de tiempo.

Por ejemplo, si generas 900 € de beneficio al mes, ponte un sueldo de 700 € y mantén ese margen de 200 € para aumentar tu volumen de negocio. Si un mes generas 600 € de beneficio, sigue cobrando tus 700 €, ya que si lo hiciste bien lo lógico es que tengas un excedente del que podrás tirar.

Ponerte el sueldo te ayudará a gestionar mejor tu dinero, saber guardar para cuando no haya tanta abundancia y a tener siempre un margen que podrás invertir en tu negocio.

3. Controla tu facturación mes a mes

Un error clásico del autónomo es no saber exactamente cuanto va a facturar cada mes. Tienes que tener un control total de tu contabilidad y saber los gastos e ingresos que tienes mes a mes. No vale controlarlo por trimestres, ni mucho menos por semestres.

Puedes controlar esta facturación a través de algunas de las apps de facturación de las que hablé en este artículo o con tu propia plantilla de Excel. No importa cómo lo hagas, pero tienes que saber al detalle lo que entra y lo que sale de tu cartera.

4. No dependas de una sola vía de ingresos

Si solo dependes de un cliente (deberías ser un TRADE) o si solo vendes un tipo de servicio o producto estarás jugando toda tu actividad a una sola carta. Y eso tiene un gran peligro, ya que si la demanda de ese servicio específico se acaba o si tu único cliente se va estarás “acabado”.

Intenta diversificar los ingresos y, como se suele decir, “nunca pongas todos los huevos en la misma cesta”. Aunque parezca una tontería, tienes que formarte, mejorar y evolucionar para ir ofreciendo servicios complementarios y diferentes.

5. Reduce la “mala” deuda

En la contabilidad de una empresa o autónomo se dice que hay dos tipos de deuda: la mala y la buena. La mala es aquella que contraes para comprar o contratar cualquier producto o servicio que se devalúa con el tiempo, mientras que la buena es la que hace que puedas mejorar, ofrecer más servicios o subir los precios.

Por ejemplo, si compras un coche y tienes que pagar mes a mes las letras se dice que es una deuda mala. ¿Por qué? Porque si el coche lo compraste por 15.000 €, desde el momento en el que te sientas en él y sales por la puerta del concesionario ya vale menos.

Una deuda buena podría ser un curso de formación que tienes que pagar en varios plazos. Si el curso es verdaderamente bueno, te hace mejorar y consigues aprender nuevas técnicas, conceptos o cualquier cosa que te permita cobrar más en un futuro, el curso no se devalúa. De hecho, hace que tu valor suba.

A veces es imposible librarte al 100% de la mala deuda, pero debes intentar reducirla al máximo. Todo lo que puedas pagar sin atarte a una deuda, págalo.

¿Qué consejo aportarías tú?

Estos son mis 5 consejos para mejorar la gestión del dinero, pero está claro que no son los únicos que hay. Estoy seguro de que muchos de vosotros tendréis vuestros pequeños trucos y muchos consejos que dar, por lo que espero que me los contéis en los comentarios.

3 COMENTARIOS

  • Un buen artículo con consejos muy útiles.

    Yo agregaría siempre que puedas utiliza financiación espontánea (la que te dan tus proveedores al cobrarte tiempo después) ya que no tiene intereses y te ayuda a mantener flujos de tesorería positivos. Lo optimo es cobrar siempre antes de pagar.

    Saludos y gracias por el artículo.

  • Esto es como para imprimirlo y clavarlo en la pared, siempre a la vista.

    Yo aportaría algo sobre “Pagarte un salario”: Si un mes no lo puedes cobrar, o no entero, la empresa te lo debe.

    Tú mismo eres el empleado con quien más confianza tienes: podrás pedirte permiso para pagarte más tarde. Pero págate. No te “explotes” a ti mismo.

    Y si, haciendo previsiones, ves que en un futuro no te dará ni para eso… ve buscando como cerrar la puerta. ¿Para qué estás trabajando si no?

    Un saludo
    Pilar

    • Hola Pilar,

      La verdad es que nosotros podemos llegar a ser nuestros peores jefes. Somos capaces de explotarnos hasta límites insospechados y, como no hay “nadie” a quien culpar, seguimos haciéndolo.

      ¡Un saludo y gracias por comentar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.